Síndrome del intestino irritable

Garantía de calidad médica de Dr. med. Nonnenmacher (especialistas en medicina interna).
Usted está aquí: Sanopedia.esEnfermedades Síndrome del intestino irritable

El síndrome del intestino irritable es una enfermedad digestiva crónica que afecta a una gran parte de la población. También es conocida como colon irritable o neurosis intestinal, es la causa más común de las visitas a los gastroenterólogos, representando casi el 30% de las mismas.

Contenido

Definición

El síndrome del intestino irritable (SII) es un problema crónico con el intestino grueso, por lo que se trata de una patología incurable y de la que solamente se pueden paliar los efectos que produce. Médicamente no se considera una enfermedad, sino un conjunto de síntomas que aparecen al mismo tiempo. El síndrome del intestino irritable suele afectar más a las mujeres que a los hombres y puede darse en cualquier rango de edad, aunque se ha detectado con mayor frecuencia en los adultos.

Causas

Actualmente aún se desconocen las causas del síndrome del intestino irritable. En determinadas ocasiones surge después de haber padecido una infección intestinal, lo que se conoce como síndrome del intestino irritable posinfeccioso.

Por otro lado, también está relacionado con el estrés y las situaciones de mucha presión. En este caso, las contracción del colon contracciones del colon y del intestino se muestran más rápidas o más lentas de lo normal, lo que provoca diarreas o estreñimiento.

Es por eso que los individuos que están sometidos a episodios de estrés o que se sienten nerviosos ante situaciones inusuales y tienden a preocuparse en demasía son más propensos a padecer el síndrome del intestino irritable.

Síntomas y curso de la enfermedad

Los síntomas son variados y diversos, y dependiendo de éstos se diagnosticará un tipo de síndrome de intestino irritable u otro. Cuando el síntoma más evidente y usual es la diarrea, se cataloga como síndrome del intestino irritable D; si se trata del estreñimiento, síndrome del intestino irritable C; por último, cuando se combinan ambos síntomas de forma regular, se lo conoce como síntoma del intestino irritable A. El dolor y la molestia intestinal están presentes en todos los casos. De igual forma, los gases o la sensación de llenura son bastante habituales. Por norma general, los pacientes que sufren el síndrome del intestino irritable solamente presentan síntomas leves, aunque en ocasiones pueden volverse de gravedad.

Diagnóstico

Los individuos que sufren el síndrome del intestino irritable pueden ser diagnosticados de acuerdo a los síntomas descritos anteriormente. Aún así, es importante desechar la posibilidad de que sean causas orgánicas las que generen estas molestias, por lo que deberán acudir a un especialista, el cual realizará cultivos orgánicos y otras pruebas pertinentes tales como la colonoscopia o un hemograma completo. De esta forma se consiguen descartar otras anomalías que presentan síntomas similares, como la intolerancia al gluten o la intolerancia a la lactosa. También tiene que tenerse en consideración el estado psicológico y social del paciente afectado por el síndrome del intestino irritable.

Tratamiento

El síndrome del intestino irritable es un síndrome crónico que está estrechamente vinculado con la salud emocional de los afectados, por lo que el tratamiento del síndrome del intestino irritable rara vez incluye elementos farmacológicos, aunque en ocasiones se podrán administrar anticolinérgicos.

Los especialistas suelen recomendar el consumo de alimentos que faciliten el tránsito intestinal y que no provoquen la estimulación de los mismos. Es por eso que se desaconsejan bebidas como el té y el café y se incita a elevar la dosis de fibra diaria.

De igual forma, se recomienda la práctica habitual de ejercicio o la mejora de los hábitos del sueño como método para calmar la ansiedad y los nervios de los pacientes.

Últimamente se ha apreciado una notable mejoría en personas que sufren del síndrome del intestino irritable y que han acudido a hidroterapia o psicoterapia para calmar sus dolencias. Sin embargo, cuando la salud emocional del paciente sea extremadamente inestable, se podrá recomendar el uso de antidepresivos, aunque no es lo habitual.

Prevención

A diferencia de otras enfermedades o patologías que están provocadas por causas físicas, el síndrome del intestino irritable sólo puede prevenirse siguiendo unos hábitos de vida saludables y tratando de mantener la calma y la serenidad ante las situaciones de tensión o estrés. Como se ha comprobado, el estado anímico y psicológico de los afectados es una de las principales causas para que se produzca la aparición del síndrome del intestino irritable, por lo que se recomienda realizar ejercicio o acudir a terapias que ayuden a la liberación de la tensión y nervios acumulados.