Pérdida de peso

Garantía de calidad médica de Dr. med. Nonnenmacher (especialistas en medicina interna).
Usted está aquí: Sanopedia.esSíntomas Pérdida de peso

La pérdida de peso es una disminución en el peso corporal que se puede producir se manera voluntaria o involuntaria. Se consigue perder peso de forma voluntaria a través de dietas y ejercicios físicos, pero cuando la pérdida de peso se produce de forma involuntaria, repentinamente y sin causa aparente que la justifique, puede ser indicio de alguna patología y habrá que acudir rápidamente al médico.

Contenido

Definición

Está claro que la obesidad y el sobrepeso influyen como factor de riesgo en muchas patologías, por lo tanto, perder peso ayuda a aumentar la calidad de vida de las personas obesas y evita el riesgo de contraer múltiples enfermedades. La pérdida de peso voluntaria se produce a través de unos sencillos cambios en los hábitos alimentarios o a través de dietas personalizadas y controladas y realizando ejercicios físicos de forma regular.

La pérdida de peso involuntaria es considerada clínicamente importante cuando en un periodo de entre 6 y 12 meses se pierde más del 5% del peso corporal. Perder peso de forma involuntaria no es algo inusual ya que puede ser un síntoma de otra enfermedad por lo que habrá que descubrir la enfermedad que provoca este síntoma y tratar de corregirla.

Causas

La pérdida de peso involuntaria puede originarse debido a un gran número de causas que podrían quedar agrupadas de la siguiente manera:

  • Pérdida de peso de origen orgánico.
  • Pérdida de peso de origen psiquiátrico.
  • Pérdida de peso de origen desconocido (idiopática).
  • Pérdida de peso por origen farmacológico.

Las enfermedades orgánicas que provocan pérdida de peso son:

  • Enfermedades pulmonares.

Las enfermedades psiquiátricas que originan la pérdida de peso son:

En cuanto a la pérdida de peso que tienen un origen farmacológico hay que destacar:

  • Fármacos: antidepresivos, anti comiciales, anti psicóticos, levodopa, digoxina…
  • Productos de herboristería.

Con respecto a la pérdida de peso de origen desconocido solo es posible afirmar que suele tener un mejor pronóstico que aquellas en las que se concluye un diagnóstico.

Diagnóstico y curso de la enfermedad

Los síntomas habituales de la pérdida de peso involuntaria son: adelgazamiento repentino, cansancio y malestar generalizado. En función de las causas por las que se produce esta notable disminución del peso corporal pueden aparecer otros síntomas que suelen ser indicativos de una enfermedad: fiebre, disnea, dolores, tos, palpitaciones, falta de apetito, ganglios inflamados, nauseas, cambios en la defecación, etc.

Cuando se sufre una importante pérdida de peso de forma no deseada se debe acudir rápidamente al médico para averiguar el diagnóstico correcto. El médico realizará una entrevista clínica para poder ir descartando posibles causas. En la entrevista quedará reflejado el peso que el paciente ha perdido, el tiempo en que lo ha perdido, si sufre molestias, si se han producido cambios alimenticios y físicos, enfermedades o tratamientos, si se está atravesando una situación familiar o laboral conflictiva, etc.

Posteriormente se comprueba el peso del paciente y el índice de masa corporal para corroborar si el peso está por debajo de lo que debiera ser el peso normal. También se realiza una exploración física completa y un chequeo generalizado donde se incluyen las medidas del pulso y de la presión arterial, un electrocardiograma y un ultrasonido. Con estas pruebas el médico tendrá todos los datos suficientes para conocer el alcance y la causa de la pérdida de peso. El análisis de sangre puede revelar otras causas de la pérdida de peso.

El médico se fijará en los valores de las hormonas del tiroides, el nivel de azúcar y grasa en la sangre, valores de funcionamiento del hígado, valores tumorales, el funcionamiento de los riñones, los glóbulos, signos de inflamación, etc. El fin de analizar concienzudamente estos valores es el de descartar posibles enfermedades como las causantes de la pérdida de peso. Si se sospecha una determinada enfermedad como la causa del adelgazamiento serán necesarias más pruebas para poder realizar el diagnostico correcto.

Tratamiento

El tratamiento de la pérdida de peso está dirigido a tratar la enfermedad que lo provoca:

  • Cuando la pérdida de peso es causada por trastornos alimenticios (anorexia nerviosa o bulimia) son importantes los consejos y el asesoramiento de nutricionistas y psicólogos.
  • Si el motivo de la pérdida de peso es una enfermedad psíquica, es muy importante el tratamiento psicoterapéutico y, si se considera necesario, psiquiátrico.
  • Si la causa es el cáncer, se tratará el tumor en función en la fase en que se encuentre: operación quirúrgica, quimioterapia, radioterapia o inmunoterapia.
  • Cuando la causa es, por ejemplo, un hipertiroidismo debe tratarse con fármacos.
  • En los casos de mala alimentación, tan solo será necesario adquirir hábitos alimentarios saludables.

Prevención

No es posible prevenir la mayoría de los casos de pérdida de peso involuntaria ya que son consecuencia de otro tipo de patologías. En los casos de mala nutrición es posible readquirir nuevos hábitos físicos y alimenticios para restaurar el peso adecuado. En los casos de depresión o estrés donde se pierde el apetito y se ingiere menos nutriente de los que el organismo necesita para su correcto funcionamiento, las terapias y técnicas de relajación pueden ayudar a recobrar el equilibrio emocional y con ello parar la pérdida de peso.