Inflamación del prepucio

Garantía de calidad médica de Dr. med. Nonnenmacher (especialistas en medicina interna).
Usted está aquí: Sanopedia.esEnfermedades Inflamación del prepucio

La inflamación del prepucio es un problema localizado en el pene de los hombres y que recibe la denominación de postitis. En muchas ocasiones suele ir asociado a la balanitis, es decir, la inflamación del glande, y se caracteriza por ocasionar un enrojecimiento e hinchazón de la zona acompañada de picor y escozor. Se trata de un problema bastante habitual y cuyo tratamiento es muy efectivo.

Contenido

Definición

La inflamación del prepucio es un tipo de infección muy frecuente en la piel del pene. Suele ser provocado por bacterias u otro tipo de microorganismos, aunque también hay que decir que puede aparecer por fricción durante las relaciones sexuales.

Existen muchos tipos de infecciones que dan lugar a la aparición de inflamación en el prepucio, sobre todo dependiendo de la edad que tenga el sujeto en el momento de su aparición.

Causas

Las principales causas de la inflamación del prepucio son las infecciones ocasionadas por hongos y bacterias como, por ejemplo, cándida y clamídea. De la misma forma, este problema también puede aparecer como consecuencia del contagio de enfermedades de transmisión sexual tales como la gonorrea.

Pero también hay que decir que hay causas no infecciosas que pueden desembocar en la inflamación del prepucio. Es el caso de la dermatitis de contacto o el exceso de fricción durante las relaciones sexuales.

La diabetes es otro factor de riesgo, si bien es cierto que no es un causante por si misma, si no que aumenta las posibilidades de que aparezca.

Síntomas y curso de la enfermedad

La inflamación del prepucio viene asociada a una serie de síntomas muy característicos. El primero y más evidente es el enrojecimiento de la piel, acompañado de una fuerte sensación de picor y escozor. En los casos más extremos, también pueden aparecer ampollas que supuren sustancias con pus. Sin el tratamiento adecuado, la infección puede avanzar rápidamente, por lo que un diagnóstico precoz es fundamental y efectivo en la mayoría de los casos. Por ello, se puede observar una rápida mejoría en los casos en que aún no han aparecido las ya comentadas ampollas. Si ya lo han hecho, la evolución en la curación de la inflamación del prepucio es más lenta, si bien hay que decir que suele desaparecer en pocas semanas.

Diagnóstico

La inflamación del prepucio es una infección relativamente fácil de diagnosticar por un especialista. El primer paso consiste en que el médico explore el pene y palpe los ganglios ubicados en la ingle para saber si están hinchados o no. En caso de que así sea y de que se puedan apreciar los síntomas característicos que hemos descrito anteriormente, el doctor procederá a recoger una muestra de la piel en el que sea apreciable el problema y realizará un cultivo. Una vez determinada la causa exacta que ha provocado la infección y la consecuente inflamación del prepucio, éste ya estará en disposición de dar comienzo al tratamiento más adecuado.

Tratamiento

El tratamiento para curar la inflamación del prepucio está enfocado en combatir las bacterias u hongos causantes de la infección. En el caso de las bacterias, será necesario tomar antibióticos durante el período de tiempo que dicte el doctor. Por su parte, cuando aparece a causa de hongos, hay que sustituir los antibióticos por antimicóticos.

En este punto hay que decir que si la inflamación del prepucio es causada por una enfermedad de transmisión sexual, es necesario y conveniente que las dos partes se sometan a dichos tratamientos. También existen medidas que pueden ayudar a paliar el dolor y a bajar la inflamación como, por ejemplo, lavar la zona sin jabón, aplicar suero fisiológico en la zona y utilizar pomadas antisépticas.

En los casos más graves, es decir, aquellos en que los síntomas de la inflamación del prepucio no desaparecen tras hacer uso de estos tratamientos, la mejor opción es la circuncisión. Esta intervención quirúrgica consiste en eliminar el trozo de piel correspondiente al prepucio y dejar al descubierto el glande. Este procedimiento facilita que el paciente pueda practicar una correcta higiene del pene y evita la aparición de este problema de forma definitiva.

Prevención

A la hora de prevenir la aparición de la inflamación del prepucio es fundamental mantener una correcta higiene. Para ello es necesario retraer completamente la piel para dejar al descubierto el glande y retirar con cuidado la suciedad. Pero tampoco conviene pasarse, ya que un exceso de limpieza puede desembocar en la irritación de la zona. Por otra parte, el uso de preservativos durante las relaciones sexuales, sobre todo si son esporádicas, es la mejor forma de evitar la inflamación del prepucio.