Hipertiroidismo

Garantía de calidad médica de Dr. med. Nonnenmacher (especialistas en medicina interna).
Usted está aquí: Sanopedia.esEnfermedades Hipertiroidismo

El hipertiroidismo es un trastorno que se produce por el exceso de la hormona de la tiroides. Para tratarla y prevenirla, es adecuado conocer las causas, síntomas, diagnóstico y posterior tratamiento médico del hipertiroidismo.

Contenido

Causas

El hipertiroidismo es la situación clínica y analítica resultante del efecto de cantidades excesivas de hormonas tiroideas circulantes sobre los tejidos del organismo. El hipertiroidismo se produce debido a un aumento de la secreción hormonal, es decir, por la presencia elevada de hormonas tiroideas en la sangre.

En ocasiones, el hipertiroidismo también recibe el nombre de tirotoxicosis, aunque es un término no equivalente para muchos profesionales. El hipertiroidismo se presenta con mayor frecuencia en mujeres que en hombres.

El hipertiroidismo se produce debido a varias causas. Las más usuales son la enfermedad de Graves, la recepción excesiva de yodo, la inflamación de la tiroides por infecciones virales u otras causas (que recibe el nombre de tiroiditis), tumores en los órganos sexuales (en testículos u ovarios) o tumores no cancerosos de la glándula tiroidea o de la hipófisis, o debido a la ingesta en grandes cantidades de la hormona tiroidea.

Una de las causas más frecuentes de hipertiroidismo es la conocida como enfermedad de Graves. Esta enfermedad se produce en el organismo al tener una respuesta anormal del sistema inmunitario que lleva a la glándula tiroides a producir demasiada hormona tiroidea. Esta causa del hipertiroidismo se encuentra principalmente en las edades medias adultas, sobre todo en las mujeres.

Síntomas y curso de la enfermedad

Los síntomas del hipertiroidismo son varios y muy diversos. Los síntomas del hipertiroidismo más habituales son la fatiga, la pérdida de concentración, la aparición del bocio (la tiroides está visiblemente agrandada) o de nódulos tiroideos, la intolerancia al calor, el aumento del apetito, de la sudoración, de irregularidades en la menstruación (en el caso de las mujeres), la pérdida de peso y el nerviosismo. Junto a estos síntomas, en el hipertiroidismo también se pueden encontrar otro tipo de síntomas menos frecuentes como la pérdida de cabello, la hipertensión arterial, el exoftalmos (los ojos saltones), náuseas, vómitos o palpitaciones.

Diagnóstico

El diagnóstico del hipertiroidismo se realiza a diferentes niveles. En primer lugar, se lleva a cabo un examen clínico en el que se hará constar si el paciente sufre los síntomas del hipertiroidismo. Se investiga su historial clínico y se realiza una exploración física cuidadosa para comprobar el estado de las hormonas tiroideas. En esta exploración se revela si el paciente sufre temblores, de una presión arterial sistólica alta, de ciertos reflejos hiperactivos, de un agrandamiento de la tiroides y un aumento de la frecuencia cardiaca. Además, para el diagnóstico del hipertiroidismo se hacen exámenes de sangre para medir los niveles de hormonas tiroideas: determinan el nivel de TSH y los niveles de T3 y T4. En ocasiones también se realizan exámenes de glucosa, colesterol y captación de yodo radiactivo.

Tratamiento

El tratamiento del hipertiroidismo dependerá del grado de gravedad en que se encuentre el trastorno, la edad del paciente y su estado físico. Normalmente, el hipertiroidismo se trata mediante tres tratamientos diferentes: con medicamentos antitiroideos, usando yodo radioactivo o por medio de la cirugía.

Los medicamentos antitiroideos reducen gradualmente los síntomas de hipertiroidismo. Por ello es uno de los tratamientos más utilizados, por ser de los menos agresivos (siempre que se supervise por un profesional). Entre estos medicamentos se encuentran el propiltiouracilo y el metimazol.

La mejoría suele dar sus frutos entre las primeras seis y doce semanas del inicio del tratamiento, continuando con él durante un año más. El uso de yodo radiactivo destruye la hormona de la tiroides y detiene la producción excesiva de las hormonas tiroideas.

Si es necesario hacer uso de la cirugía, mediante la extirpación de la tiroides o su destrucción mediante la radiación, el paciente debe tomar pastillas sustitutivas de la hormona tiroidea durante toda su vida. En ocasiones, también se utilizan bloqueadores beta, medicamento que no reduce los niveles de tiroides pero sí reduce la frecuencia cardiaca rápida y previene las palpitaciones.

Prevención

No existen medidas para prevenir el hipertiroidismo como tales, pero sí se puede evitar un agravamiento de este trastorno mediante una atención completa al estado de salud y el seguimiento de un tratamiento temprano, siempre en manos de un especialista. Una de las causas del hipertiroidismo es el exceso de yodo en la dieta alimenticia. Esto puede prevenirse mediante un cambio en la alimentación con una dieta más equilibrada.