Hipertensión arterial

Garantía de calidad médica de Dr. med. Nonnenmacher (especialistas en medicina interna).
Usted está aquí: Sanopedia.esEnfermedades Hipertensión arterial

La hipertensión arterial es una dolencia crónica caracterizada por la elevación constante de los niveles normales de la presión arterial. Por lo general, la hipertensión arterial no presenta síntomas durante las primeras etapas de su desarrollo, pudiendo ocasionar serias consecuencias para la salud. De allí la importancia de realizar controles periódicos como modo de prevenir los riesgos derivados de la hipertensión arterial.

Contenido

Definición

La hipertensión arterial es una enfermedad definida por el aumento permanente de los valores de la presión sanguínea en las arterias. La hipertensión arterial se presenta cuando estos índices son mayores a 140 mmHg en el caso de la presión sistólica -comúnmente denominada alta- y 90 mmHg respecto a la diastólica o mínima. Cuando estos números se mantienen en forma sostenida a lo largo del tiempo están indicando la existencia de hipertensión arterial.

Causas

La hipertensión arterial obedece a distintas causas que pueden dividirse en dos grandes grupos. La hipertensión arterial primaria se relaciona con factores que no pueden ser modificados o prevenidos, tales como componentes hereditarios, edad, sexo y raza.

La hipertensión arterial secundaria se asocia a desencadenantes que no son esenciales a las personas, sino adquiridos. Entre ellos pueden mencionarse la obesidad, las enfermedades renales, vasculares y glandulares.

Existen, además, causas neurológicas que provocan hipertensión arterial crónica, tales como los tumores cerebrales. El alcohol, la nicotina y ciertos fármacos -como los antiinflamatorios no esteroides- influyen, asimismo, en la aparición de esta condición médica.

En algunas mujeres los tratamientos hormonales sustitutivos, las píldoras anticonceptivas e incluso el embarazo pueden ser causantes de este trastorno. Cuando los niños pequeños sufren de ciertas enfermedades, especialmente aquellas que afectan a los riñones, es frecuente que experimenten cuadros de hipertensión arterial.

Síntomas y curso de la enfermedad

La hipertensión arterial es una dolencia que suele no presentar síntomas, salvo dolores de cabeza en algunos casos. Así, es posible que la persona afectada conviva con esta enfermedad silenciosa sin percibirla durante varios años, mientras que la hipertensión arterial va perjudicando diversos órganos del cuerpo. Al evidenciarse las consecuencias negativas de la hipertensión arterial sobre distintas partes del organismo, es cuando con mayor frecuencia suele ser descubierta. El curso clínico de esta enfermedad puede ser agudo o progresivo y evolucionar de modo benigno o maligno. Esto depende de la respuesta a los tratamientos indicados, la etapa de desarrollo y las causas de la hipertensión arterial.

Diagnóstico

La hipertensión arterial se diagnostica mediante la medición de los valores de presión sanguínea en las arterias. Este examen se realiza utilizando un aparato denominado tensiómetro que se complementa con un estetoscopio y una banda que se ajusta alrededor del brazo del paciente. El método es totalmente indoloro. Esta revisión se repite en diferentes ocasiones con el fin de garantizar la exactitud de los resultados y determinar la existencia de hipertensión arterial. Debido a la ausencia de síntomas de esta enfermedad es muy importante el control periódico a fin de detectar tempranamente la presencia de hipertensión arterial.

Tratamiento

La hipertensión arterial responde a diversos tratamientos destinados a controlar las cifras de presión arterial y prevenir los riesgos de salud provocados por esta complicación médica. Si bien en la mayoría de los casos no existe una cura definitiva para la hipertensión arterial, es posible mantener valores de presión sanguínea que no excedan los límites establecidos.

Las indicaciones más importantes en relación al manejo de la hipertensión arterial se relacionan principalmente con hábitos de vida saludables. El paciente que sufre de hipertensión arterial deberá respetar ciertas pautas sanitarias de manera regular.

Respecto a la alimentación, se recomienda consumir una dieta reducida en sal, evitar el alcohol y el café e incorporar legumbres, verduras y frutas a las comidas diarias. Bajar de peso, practicar actividad física y abandonar la costumbre de fumar son medidas básicas en la lucha contra esta enfermedad. El especialista recetará, asimismo, medicamentos destinados al control de la hipertensión arterial.

Prevención

La hipertensión arterial puede prevenirse mediante la realización de exámenes médicos periódicos y la práctica de un estilo de vida que priorice la salud. Una adecuada alimentación y el desarrollo de actividad física son medidas fundamentales para evitar los riesgos provocados por esta dolencia. Abstenerse de consumir alcohol y tabaco y aprender a manejar situaciones de estrés son otras de las reglas de oro que ayudarán a impedir la aparición de la hipertensión arterial.