Edema (acumulación de líquido en el tejido)

Garantía de calidad médica de Dr. med. Nonnenmacher (especialistas en medicina interna).
Usted está aquí: Sanopedia.esSíntomas Edema (acumulación de líquido en el tejido)

El edema es un tipo de hinchazón o inflamación que se produce en los tejidos del cuerpo. Este tipo de inflamaciones pueden presentarse en cualquier parte del organismo, sin embargo, se presentan en las piernas con mayor frecuencia.

Contenido

Definición

Edema, hinchazón o inflamación, es un signo clínico causado por la acumulación descontrolada de líquidos en el espacio extracelular del organismo. Esta acumulación de líquidos genera una inflamación en los tejidos de cualquier parte del cuerpo y puede llevar a otras complicaciones de mayor nivel.

Los edemas reciben su nombre de acuerdo a su localización, causa y extensión. De acuerdo a la extensión, los edemas pueden ser generalizados, los cuales están presentes en todo el cuerpo, (también se le llama edema sistémico); o edemas localizados, los cuales se dan en una parte específica del cuerpo y recibe su nombre de acuerdo a la localización que tenga.

Causas

Son diversas las causas que pueden producir un edema. El consumo en exceso de sal hace que los riñones retengan líquidos en exceso y se pueda producir un edema; la insuficiencia cardíaca, u otras complicaciones en el sistema circulatorio, pueden producir edemas, debido a que se ralentiza la circulación y los fluidos se estancan en las vías sanguíneas; distintas enfermedades y distintas complicaciones causan deficiencias que conllevan a la inflamación de los tejidos. Por lo tanto, las causas más comunes de la aparición de edemas son: malnutrición, trastornos circulatorios de tipo venoso, insuficiencia cardíaca, insuficiencia renal e infecciones.

Diagnóstico y progresión de la enfermedad

Una vez que se acude al médico, hay que determinar el perfil clínico de la inflamación. Por lo tanto, el diagnóstico del médico se basa en descubrir antecedentes del paciente (estilo de vida, trastornos, deficiencias, frecuencia miccional), palpar el edema y observar si permanece hundido luego de tocarlo; realizar una prueba abdominal; estudiar el aspecto del edema y realizar las pruebas correspondientes para determinar el tipo de edema y su causa.

Generalmente se realiza una flebografía y una linfografía para observar los trastornos existentes en las venas, también se realiza una prueba de sangre y de orina con los mismos fines.

Complicaciones

Un paciente con un edema puede sufrir dos tipos de complicaciones: complicaciones de tipo trófico y complicaciones de tipo venoso:

  • Las complicaciones de tipo trófico se observan en la piel, la cual presenta un cambio de coloración, pérdida de vello, alteraciones en la frecuencia de sudoración, fragilidad y puede causar dolor cuando si el edema es maligno.
  • Las complicaciones de tipo venoso están relacionadas con la insuficiencia venosa, puede presentarse una trombosis linfática, ya que se produce fibrosis de los vasos linfáticos cercanos al edema, es decir, una especie de estría aparece cerca del edema, y esta puede limitar el movimiento articular cerca de la zona donde esté presente. La presencia de un edema favorece las condiciones para que se den infecciones, por lo tanto, es común que una persona que presente un edema sea propensa a sufrir de un cuadro febril, por esto, hay que tener cuidado al exponer al edema a infecciones del ambiente.

¿Cuándo acudir al médico?

Una vez que se detecte cualquier alteración en la piel, un cambio de volumen en la zona afectada, o se detecte el edema directamente, hay que acudir a un médico. Mientras más a tiempo esté en conocimiento de un médico la aparición de un edema, menos riesgos se corren de sufrir algún tipo de complicación causada por el edema.

Otro beneficio de acudir al médico es que el diagnóstico del médico ayudará a conocer las causas del edema. Un edema puede presentarse por causas desconocidas, las cuales tienen que ser tratadas directamente.

Si la persona presenta edemas constantemente y aplica remedios caseros, es urgente que visite a un médico, de manera que éste halle la raíz del problema.

Tratamiento y terapia

El tratamiento de los edemas es muy generalizado, a menos que la situación requiera de un tratamiento específico.

Las medidas generales para tratar un edema son:

  • Mantener reposo en cama, elevando las extremidades que han sido afectadas (facilitando así la circulación de líquidos retenidos)
  • Realizar un cambio en la dieta, reduciendo los niveles de ingesta de sal
  • Utilizar medias elásticas o mangas de compresión para evitar que se acumulen los fluidos dentro de las extremidades
  • Aplicar un tratamiento diurético para facilitar la expulsión de líquidos retenidos y acudir al médico, si fuese necesario, para evaluar el progreso de recuperación.

En ciertas ocasiones, el tratamiento requiere de una intervención para extraer el líquido retenido dentro del edema, o aportar las proteínas que acelerarían el proceso de recuperación.

Pronóstico y perspectiva

Si un edema fue diagnosticado por un médico y se está siguiendo el tratamiento que se recetó, la zona afectada se recuperaría sin ningún tipo de dificultad. Sin embargo, cuando se tiene un edema grave y se aplican medidas caseras sin acudir a un doctor, es posible que la zona afectada no se recupere, debido a que se sufre de un problema de salud más grave que el edema en sí, ya que un edema puede ser un síntoma de algún tipo de enfermedad de la cual no se es consciente.

Prevención

Para prevenir un edema hay que mantener una dieta saludable, baja en condimentos; hay que evitar permanecer sentado y estático mucho tiempo, es decir, hay que hacer constante ejercicio que incremente la circulación y dificulte la retención de los líquidos; hay que tratar cualquier problema que pueda conducir a la aparición frecuente de edemas, entre estos, los problemas de insuficiencia cardíaca, circulación, enfermedades renales, lesiones cerebrales, enfermedades hepáticas, alergias y demás; cuidar la piel, específicamente en zonas que previamente presentaron un edema, ya que estas zonas son sensibles y propensas a que se presente un nuevo edema.

¡Esto puede hacer usted mismo!

Para ciertas personas puede ser común la aparición de edemas por lo que aplican distintos remedios caseros cada vez que se presenta uno nuevo; sin embargo, lo mejor es acudir a un médico, ya que es probable que no se sepa la causa directa del edema.

Hay que advertir a los conocidos y personas que frecuentan apariciones de edemas, de manera que se pueda detectar a tiempo cualquier complicación o problema de salud que se pueda presentar y se ataque desde la raíz.