Dolor muscular (mialgia)

Garantía de calidad médica de Dr. med. Nonnenmacher (especialistas en medicina interna).
Usted está aquí: Sanopedia.esSíntomas Dolor muscular (mialgia)

El dolor muscular, también conocido como mialgia, puede afectar a cualquiera de los músculos, y si bien la mayoría de las veces no es grave al ser el resultado de un esfuerzo físico, en otras ocasiones puede ser el síntoma de otra enfermedad.

Contenido

Definición

La mialgia o el dolor de uno o varios grupos de músculos del cuerpo, consiste en una sensación de dolor variable, que puede llegar a ser bastante intenso y prolongado. En ocasiones la mialgia puede aparecer a causa de una contractura del músculo, lo cual da lugar a calambres y agujetas. Cualquiera de los 600 músculos del cuerpo puede sufrir mialgia, aunque los dolores más habituales se localizan en brazos, piernas, nuca, hombros y espalda. Los músculos sufren de agarrotamiento o de algún tipo de lesión, lo cual se manifiesta en forma de un dolor muscular que acompaña a cualquier movimiento del músculo afectado por la mialgia.

Causas

Hay varias causas para la mialgia, aunque la principal son los sobreesfuerzos o las lesiones musculares. Los esfuerzos intensos dan lugar a la acumulación de ácido láctico en el músculo que se manifiesta en forma de agujetas, mientras que son varias las lesiones musculares que pueden ocasionar mialgia, siendo los golpes las más leves. Un movimiento brusco puede dar lugar a una distensión o tirón, a la vez que un esfuerzo repentino en un músculo sin calentamiento previo puede provocar una rotura o un doloroso desgarro fibrilar.

Una de las causas más comunes de mialgia son las malas posturas o pasar demasiado tiempo sentado, lo cual tensiona los músculos y provoca dolores en espalda, hombros y nuca. En ocasiones la mialgia puede estar causada por enfermedades, tanto por aquellas que afectan directamente al músculo, como por otras que actúan sobre los huesos o el sistema nervioso central. Es también posible que algunos medicamentos, la ausencia de potasio o el consumo de cocaína sean las causas de la mialgia.

Diagnóstico y curso de la enfermedad

El diagnóstico de la mialgia se realiza en función al tipo de dolor muscular que sufra el paciente. Cuando afecta a una zona concreta del cuerpo se suele deber a que hay unos músculos específicos que pueden sufrir de algún tipo de lesión. La mialgia por un golpe se manifiesta en forma de un hematoma y suele doler cuando se palpa en el músculo afectado, aunque en general las lesiones se suelen presentar en forma de dolores repentinos. A veces no es necesario tocar el músculo ya que una inflamación muscular provocada por la mialgia puede hacer que la piel se ponga roja. Otra de las señales que acompañan a estos dolores musculares son el cansancio y el insomnio. Por otro lado, si las causas son enfermedades, el consumo de medicamentos o drogas, suele presentar un dolor más general, haciendo que la mialgia afecte a diferentes músculos del cuerpo al mismo tiempo.

Tratamiento

El tratamiento de la mialgia depende del tipo de dolor y de las causas que lo generan, aunque si la causa es otra enfermedad, será necesario un tratamiento específico para dicha enfermedad. En el caso de la mialgia causada por golpes o pequeñas lesiones en forma de agujetas basta con unos días de reposo, ya que no es probable que den lugar a ningún tipo de complicación. Si se sufre un tirón se debe reposar de 15 a 30 días, mientras que si se sufre una mialgia más seria, como un desgarro, el período de reposo sube hasta los tres meses. La forma más común de mitigar el dolor es el uso de analgésicos, antiinflamatorios o relajantes musculares, que además de poder ingerirse pueden aplicarse como geles o pomadas sobre la zona afectada de mialgia.

De la misma forma se pueden usar otras técnicas que actúan directamente sobre los músculos, como tratamientos de calor con compresas húmedas o aplicando chorros de agua en la zona dolorida. Los masajes y técnicas como la fisioterapia o la acupuntura son también muy efectivos para combatir y mitigar la mialgia. Es también muy habitual recomendar la realización de sencillos ejercicios que ayuden a relajar los músculos afectados, a la vez que consiguen aliviar los dolores producidos por la mialgia.

Prevención

La mejor forma de prevenir la mialgia es llevar una vida sana, lo que incluye realizar ejercicio de forma regular, combatir el estrés con técnicas de relajación y evitar el exceso de peso con una alimentación saludable y equilibrada. A la hora de ejercitarse no hay que olvidar realizar siempre un intenso calentamiento, con estiramientos que ayuden a evitar la mialgia. Hay alimentos ricos en magnesio y potasio que ayudan a combatir la mialgia, como las patatas o el plátano. Otra medida para prevenir la mialgia es la de utilizar las adecuadas posturas corporales, tanto a la hora de sentarse como de tumbarse para dormir, evitando pasar demasiadas horas sentado ya que acaba provocando mialgia.