Dolor menstrual (dismenorrea)

Garantía de calidad médica de Dr. med. Nonnenmacher (especialistas en medicina interna).
Usted está aquí: Sanopedia.esEnfermedades Dolor menstrual (dismenorrea)

El dolor menstrual (dismenorrea) es el conjunto de molestias que aparece durante la regla en las mujeres. Puede ser algo normal, debido a los espasmos del útero, o algo relacionado con otras enfermedades del aparato reproductor, como puede ser la endometriosis o la metritis.

Contenido

Definición

El dolor menstrual (dismenorrea) es un mal que afecta a la gran mayoría de las mujeres. Es un problema ginecológico que puede llegar a alterar el estilo de vida de estas mujeres, debido a las molestias que ocasiona. La dismenorrea puede dividirse en dos clases dependiendo del origen del dolor. Uno es el primario, que aparece con la primera regla, en mujeres jóvenes, y que es algo natural y que no tiene mayores consecuencias. Otro es el dolor menstrual (dismenorrea) secundario, que aparece sobre los 30 o 40 años en la mujer adulta, y que responde a otra serie de causas, como pueden ser enfermedades ginecológicas que hay que tratar para evitar consecuencias perjudiciales.

Causas

Las causas que provocan el dolor menstrual en las mujeres son varias, según el tipo de dolor que sea. En caso de dolor primario, no es debido a ninguna enfermedad, sino a las propias sustancias que segrega el cuerpo. La hipófisis libera las prostaglandinas, las cuales hacen que la musculatura del útero se contraiga. Esto es lo que origina el dolor y los espasmos.

También hay factores que aumentan este dolor, como un peso insuficiente, antecedentes familiares de dolor menstrual, un estilo de vida poco sano o ciclos menstruales irregulares o abundantes. En el dolor secundario, suele haber alteraciones patológicas por medio. Normalmente puede tratarse de metritis, endometriosis o miomas.

La metritis es la inflamación del útero, la endometriosis se refiere al crecimiento excesivo del tejido uterino en lugares que no son los habituales, y los miomas son tumores benignos del útero. Todas estas causas necesitarán tratamiento.

Síntomas y curso de la enfermedad

En el caso del dolor menstrual (dismenorrea) primario, no hay causas patológicas, por lo que tendrá síntomas típicos provocados por la segregación de sustancias del propio cuerpo. Los síntomas más claros son los dolores y espasmos en el bajo vientre e incluso dolores de espalda, debido al efecto de la prostaglandina sobre el útero, que contrae la musculatura. Esta sustancia también afecta otros órganos, por lo que durante la regla es posible tener otros síntomas, como cansancio, diarrea, malestar o dolor de cabeza.

Diagnóstico

El diagnóstico se realiza con un simple examen ginecológico para descartar patologías de otra clase que provoquen el dolor. En el dolor menstrual secundario hay enfermedades que causan esos síntomas y fuertes dolores en el útero. Los síntomas son muy parecidos al dolor primario, por lo que hay que realizar diferentes pruebas para encontrar la causa. Un examen ginecológico, una ecografía, análisis de sangre o una laparoscopia son necesarias en estos casos.

Tratamiento

En el caso del dolor menstrual (dismenorrea) primario, al no tratarse de una enfermedad, el tratamiento solamente se dirigirá a mitigar esos síntomas. El paso más sencillo es tomar antiinflamatorios no esteroides, como el ibuprofeno o el naxopreno para el dolor, mientras este dure, o bien paracetamol. Debe evitarse la aspirina, es decir, el ácido acetilsalicílico, puesto que puede aumentar el sangrado. También hay otras formas de reducirlo, como aplicar calor en la zona, o bien realizar ejercicio físico moderado.

En el resto de los casos, habrá una patología que cause el dolor, por lo que el tratamiento irá en función del tipo de enfermedad. En casos como los miomas o la endometriosis, incluso puede llegar a necesitarse intervenciones quirúrgicas. El uso de la píldora anticonceptiva también suele mitigar los dolores, y en la endometriosis suele ser el tratamiento más habitual.

Prevención

El dolor menstrual (dismenorrea), es un problema que en la mayoría de los casos no está vinculado a ninguna enfermedad, por lo que se puede prevenir dificilmente. Es algo ligado a la menstruación femenina y a las sustancias que segrega el cuerpo. Sin embargo, hay formas de reducir estos dolores. En primer lugar, es muy importante tener un estilo de vida sano, con ejercicio regular, evitando el tabaco, que empeora la circulación, lo que aumenta el dolor en los espasmos de la musculatura. Con el ejercicio físico moderado, se liberan endorfinas, las cuales mitigan el dolor, relajando los músculos. También se pueden tomar medicamentos como los indicados, que acaban con el dolor, para poder llevar un estilo de vida normal.

En el caso del dolor menstrual secundario, puede haber causas patológicas. Una buena prevención, es realizar exámenes ginecológicos regulares, desde que aparece la primera regla, para controlar las causas de este dolor. Esto es especialmente importante si en la familia ha habido antecedentes de problemas ginecológicos. Con los exámenes y pruebas se puede encontrar el problema cuanto antes, para reducir su incidencia en la mujer adulta. Para evitar dolores menstruales mayores, normalmente se proporciona la píldora anticonceptiva, que regula el ciclo menstrual y reduce esta clase de problemas ginecológicos.