Dolor de pie

Garantía de calidad médica de Dr. med. Nonnenmacher (especialistas en medicina interna).
Usted está aquí: Sanopedia.esSíntomas Dolor de pie

El dolor de pie es una molestia muy frecuente. El pie está compuesto por un gran número de nervios, tendones, ligamentos, vasos sanguíneos y músculos. Cuando alguna de estas partes sufre una lesión o una enfermedad puede aparecer dolor en el pie.

Contenido

Definición

El dolor de pie es un dolor o una molestia que puede aparecer en cualquier parte del pie: talón, dedos, empeine, planta o arco. Puede originarse en un determinado punto o extenderse por todo el pie. Normalmente puede sentirse al pisar, pero a veces también se manifiesta en posición de reposo. Las causas pueden ser muy diversas y, dependiendo de la causa, esa sensación de dolor puede variar también. Pueden darse tanto inflamaciones y aumento de la temperatura, como dolores de pie punzantes y repentinos y, a veces, se pierde parte de la movilidad en el pie o la sensibilidad.

Causas

Una de las causas más comunes del dolor de pie es llevar calzado inadecuado. Otras causas son:

  • Sobrepeso: los pies soportan todo el peso del cuerpo, por eso es importante controlar el exceso de peso.
  • Pasar mucho tiempo de pie o practicar actividades que impliquen un gran impacto en el pie.
  • Inflamaciones en músculos, articulaciones (artritis), huesos, tendones (tendinitis)… Por ejemplo: la fascitis plantar, inflamación del tejido grueso en la parte inferior del pie.
  • Gota; suele aparecer en el dedo gordo del pie, que se vuelve rojo y sensible y suele hincharse.

Diagnóstico y curso de la enfermedad

En primer lugar, el médico hará preguntas al paciente para averiguar la causa del dolor de pie y delimitar el diagnóstico. Estas preguntas estarán orientadas a determinar los síntomas y realizar su historial clínico (antecedentes familiares y personales, hábitos, calzado y actividades deportivas…). Estas son posibles preguntas: ¿Dónde le duele exactamente? ¿Cómo comenzó el dolor, de forma repentina o lentamente? ¿Durante cuánto tiempo ha tenido el dolor? ¿Le duele más por la noche o por la mañana al despertarse? ¿Hay algo que agrave el dolor?

Después, se realizará un examen físico para detectar posibles inflamaciones o limitaciones en el movimiento del pie. Se llevará a cabo una exploración del pie y el tobillo, así como de las piernas y la espalda, y se palparán las partes óseas. Se prestará atención a la postura y la forma de caminar del paciente porque pueden ser las causas del dolor. Como prueba complementaria es común recurrir a la radiografía del pie para descartar lesiones o fracturas óseas. A veces, es necesario una resonancia magnética para detectar si el dolor de pie se ha originado en tejidos, músculos...

Tratamiento

Según la causa del dolor del pie, se aplicará un tratamiento diferente. Si se trata de verrugas plantares, callos o callosidades, lo recomendable es acudir a un podólogo para extirparlas. En cambio, si se trata de un dolor causado poco después de un sobreesfuerzo, este suele desaparecer sin necesidad de tratamiento. Sin embargo, en caso de fractura, normalmente se utiliza una férula, venda o escayola para inmovilizar el pie.

Cuando estos tratamientos no son suficientes y el dolor es muy fuerte, a veces es necesario el uso de cirugía. Por ejemplo, en el caso del talón en espolón, un crecimiento óseo que aparece en el talón. Hoy en día es muy común operar mediante una artroscopia, una técnica quirúrgica poco invasiva, ya que permite observar el interior de las articulaciones y tratar lesiones a través de pequeñas incisiones, sin necesidad de abrir la articulación a evaluar, lo que conlleva una recuperación menos dolorosa.

En cuanto al dolor en el pie, se puede aplicar tratamientos de frío y calor, elevar el pie dolorido mediante almohadas o cojines para evitar el roce, acudir a un fisioterapeuta, utilizar calzado adecuado o plantillas ortopédicas, realizar ejercicios de fortalecimiento y estiramiento de los músculos del pie y tomar analgésicos para ayudar a aliviar el dolor del pie.

Prevención

Para prevenir el dolor de pie y evitar posibles problemas lo más importante es utilizar calzado cómodo y flexible, que se ajuste bien al pie y que tenga una buena amortización. Otras medidas son:

  • Evitar el sobrepeso.
  • Realizar estiramientos, antes y después de hacer ejercicio.
  • Mantener los pies limpios y secos.
  • Consultar al podólogo cuando se trate de callosidades.
  • Realizar ejercicios para fortalecer los pies y evitar el dolor de pies que puede causar el pie plano, por ejemplo.