Dolor de ojos

Garantía de calidad médica de Dr. med. Nonnenmacher (especialistas en medicina interna).
Usted está aquí: Sanopedia.esSíntomas Dolor de ojos

El dolor de ojos es un problema que se puede producir debido a diversos factores en multitud de tipos de ocasión y que, por regla general, tiene una fácil solución, aunque no por ello la molestia que sufre el individuo que lo sufre es menor. Si bien se puede optar por remedios domésticos a fin de evitar la visita al médico o especialista, de ser algo permanente o que se reproduzca de forma frecuente es recomendable solicitar la opinión de un experto a fin de descubrir el origen del problema y el mejor tratamiento a seguir para superarlo.

Contenido

Definición

Cuando una persona sufre molestias ya sea en el interior del ojo o en la zona alrededor del mismo se denomina, de manera común, que está sufriendo dolor de ojos. Es un concepto amplio que agrupa muchos posibles problemas que pueden producirse en esta importante parte del cuerpo. Una molestia intermitente o un problema temporal que se produce por la introducción de un cuerpo extraño dentro del ojo, entran en el marco de la definición de este problema. También puede tratarse de un simple problema relacionado con el cansancio ocular, derivando en que el tratamiento a seguir para solucionar esta molestia y dolor de ojos sea de una menor o mayor relevancia en cada uno de los casos.

Causas

El dolor de ojos es uno de los problemas tan generales que es posible sufrir por personas de todo tipo que las causas que lo producen resultan extremadamente variadas. Puede deberse a algo tan simple como un problema con las lentes de contacto o las gafas, o a algo más complicado como sufrir una infección gripal o conjuntivitis. En el primer caso el dolor de ojos puede aparecer cuando el individuo ha realizado una modificación reciente en su graduación o si ha comenzado a utilizar lentes de contacto recientemente. También es habitual tener dolor de ojos al prescindir durante largos periodos de tiempo de utilizar unas gafas graduadas para suplir la carencia ocular de la persona en cuestión.

Una infección viral, mencionando como la más común la gripe, puede desembocar en dolor de ojos, mientras que una causa más grave como el glaucoma también lo puede producir. Las migrañas, por su parte, son un problema habitual que desencadena en dolor de ojos, ocurriendo lo mismo con cualquier daño físico que se pueda producir en el ojo o las cercanías del mismo. Después de una cirugía ocular es frecuente y puede ocurrir que se sufra dolor de ojos.

Diagnóstico y curso de la enfermedad

Las molestias producidas por el dolor de ojos que ayudan a detectar que se está sufriendo son progresivas y pueden ir a más a medida que avance el tiempo. Un buen ejemplo de ello se encuentra en el lagrimeo y el picor, que irritan el ojo de forma que cada vez se enrojece más y se encuentra más sensible. Este dolor de ojos también puede producir mareos y aportar un nivel de sensibilidad superior al habitual en el individuo. Una vez detectado es importante realizar un seguimiento del progreso del problema a fin de tener controlada la relevancia del mismo. En los casos más extremos, cuando el dolor de ojos no desaparezca siguiendo pautas básicas o se alargue demasiado tiempo es fundamental contactar con un especialista para que pueda realizar un análisis del dolor de ojos y definir un tratamiento completo a seguir a fin de superarlo.

Dada la variada naturaleza del problema de dolor de ojos, el tratamiento a seguir para superarlo es igual de variado. Resulta importante haber llegado a una conclusión inicial que permita conocer, a grandes rasgos, cuál puede ser la causa del dolor de ojos. Si se nota de forma excesiva que hay un cuerpo extraño que está provocando este dolor de ojos es importante que se proceda al limpiado del mismo para sacar lo que pueda haber entrado sin permiso. En este caso es importante limpiar la zona con agua y tener cuidado para no irritarla de forma más extendida cuando se realice la interacción con el interior o la superficie del ojo.

Tratamiento

De sufrir mareos o una molestia que lleve a que el dolor de ojos sea un problema incluso para enfocar la vista, es recomendable cerrar los ojos y dejar descansar la capacidad ocultar a fin de que se recupere. En el caso de personas que hayan sufrido un problema con las lentes de contacto, la recomendación para su tratamiento reside en descansar de su utilización y volver, al menos durante un periodo de varios días, a la utilización de gafas con una graduación correcta.

En los casos en los que el dolor de ojos pueda producirse como consecuencia de una cirugía o de un problema o enfermedad más grave es imprescindible que el tratamiento a seguir sea impuesto por un especialista.

Prevención

El dolor de ojos en sus múltiples formas se puede beneficiar de una serie de pautas que ayudan a que la fatiga ocular se reduzca de forma considerable. El consejo principal e idea de prevención es darle a los ojos el descanso que merecen a lo largo del día. Es importante no solo parpadear de forma habitual, sino también retirar la vista de un punto en el cual esté demasiado fija para que descanse la mirada. Esto es algo frecuente y recomendable en gente que trabaja delante de un ordenador de una manera habitual a lo largo de su jornada laboral.

También se puede prevenir el dolor de ojos al no encontrarse sumergido en un ambiente donde exista demasiado humo y tan importante como esto es tener una iluminación que ayude a que la vista no se pueda forzar. Como apoyo en casos en los que el dolor de ojos sea más frecuente de lo normal se puede confiar en dispositivos como los humidificadores, que ayudan a tener un ambiente más saludable.