Dolor de flancos

Garantía de calidad médica de Dr. med. Nonnenmacher (especialistas en medicina interna).
Usted está aquí: Sanopedia.esSíntomas Dolor de flancos

El dolor de flancos puede afectar a un buen número de personas, por lo que siempre es conveniente conocer las causas, los tratamientos y los medios de prevención para evitar que esta molestia se convierta en algo que afecte a la vida de cualquier persona.

Contenido

Definición

El dolor de flancos puede ser definido como la molestia concentrada en las zonas laterales del tronco situadas detrás del vientre, una zona en la que se encuentran órganos de gran importancia como, por ejemplo, los riñones y que reúne también un buen número de músculos y nervios. Así, cualquier dolor que se encuentre situado en esta parte del cuerpo recibe el nombre de dolor de flancos aunque, como veremos, pueda presentarse de diversos modos y bajo la forma de espasmos o de molestias punzantes, lo que viene derivado de que la sintomatología del dolor de flancos es variada en muchos aspectos.

Causas

El dolor de flancos puede tener como causa distintas enfermedades o molestias aunque, de forma muy especial, suelen ser las renales las que concentran una mayor probabilidad de producir dolor de flancos. Por ello, inflamaciones de los riñones o de los conductos renales suelen ser causas frecuentes del dolor de flancos. Al margen de las inflamaciones, cualquier tipo de infección en la zona suele manifestarse con dolencias de este tipo.

Pero existen además otras causas relacionadas con los riñones como son, por ejemplo, los cálculos renales. Otras causas que pueden provocar el dolor de flancos son las lesiones musculares y los problemas de la columna vertebral, ya que es una zona que concentra un buen número de nervios y músculos que al dañarse provocarán dolor de flancos. Por último, aunque sean menos comunes, distintas molestias en otros órganos de la zona, como el estómago, los intestinos o la vesícula biliar, pueden llegar a provocar dolor de flancos.

Diagnóstico y curso de la enfermedad

Dependiendo de las causas que provoquen el dolor de flancos su diagnóstico y el curso de la enfermedad variarán sensiblemente. Así, como hemos visto que unas de las causas principales son los problemas renales, conviene iniciar el diagnóstico del dolor de flancos descartando este tipo de enfermedades, ya sean inflamatorias o infecciosas. Por ello, un primer paso es el examen físico de los riñones para evaluar su estado. También las ecografías son de gran ayuda para realizar diagnósticos exhaustivos, ya que permiten observar directamente el órgano sin realizar ninguna intervención quirúrgica. Otras técnicas de diagnóstico se centran en los análisis de sangre para intentar detectar posibles anomalías que descubran la razón del dolor de flancos.

Pero si la dolencia no procede de los riñones, las técnicas de diagnóstico variarán centrándose, de forma muy especial, en la exploración de los músculos de la zona para detectar lesiones como roturas o contracturas. También el examen de otros órganos, como el estómago o el hígado, mediante ecografías o tomografías es un medio de diagnóstico muy adecuado para el dolor de flancos.

Tratamiento

Una vez realizado un diagnóstico eficaz para encontrar la causa del dolor de flancos, el tratamiento se ajustará al origen de distintas formas. Por un lado, si la causa es una infección renal de cualquier tipo, lo aconsejable es realizar un intenso tratamiento con antibióticos que hagan desaparecer los agentes infecciosos y remedien el dolor de flancos. El uso de los distintos antibióticos, y la duración del tratamiento, vendrá determinado por la gravedad de la infección y por la razón que la haya producido.

Por otro lado, hay otras enfermedades renales que pueden producir dolor de flancos como, por ejemplo, la presencia de cálculos renales. En este caso, uno de los que pueden provocar dolencias más intensas, el tratamiento pasa por destruir los cálculos para hacer desaparecer el dolor de flancos. Hay diferentes técnicas para ello dependiendo del tamaño y de la situación de los cálculos, incluyéndose algunas intervenciones quirúrgicas o tratamientos con ondas para desmenuzar las pequeñas piedras generadas en el riñón. El caso del carcinoma renal suele requerir de una operación quirúrgica para ser solucionado y eliminar el dolor de flancos que provoca.

Como es bien sabido, al margen de los riñones, otra causa de esta dolencia es la posibilidad de lesiones en la musculatura de la zona y en la columna vertebral. En este caso, el dolor de flancos debe ser reparado por el traumatólogo y el fisioterapeuta incluyendo en su tratamiento masajes, ejercicios o, en algunos casos, la administración de antiinflamatorios y relajantes musculares.

Prevención

Con el dolor de flancos, como con otras enfermedades, siempre es mejor prevenir que curar. En este caso la prevención pasa por, en primer lugar, un cuidado de la dieta que evite dolencias renales de cualquier tipo y, en segundo lugar, manteniendo una higiene personal adecuada para evitar posibles infecciones del tracto urinario que desemboquen en dolor de flancos. Pero también hay que cuidar la musculatura de la zona, ya que las lesiones son la otra gran causa de dolor de flancos, por lo que realizar ejercicios para fortalecer la zona es uno de los medios más adecuados de prevenir roturas y problemas que puedan causar el dolor de flancos.