Dolor de estómago (dispepsia)

Garantía de calidad médica de Dr. med. Nonnenmacher (especialistas en medicina interna).
Usted está aquí: Sanopedia.esSíntomas Dolor de estómago (dispepsia)

El dolor de estómago es una dolencia muy común, que puede tener infinidad de causas y por lo tanto de tratamientos. Se debe prestar atención a la dolencia ya que es posible que sea una simple molestia o un síntoma de otra enfermedad.

Contenido

Definición

El dolor de estómago, también denominado dispepsia, es una sensación desagradable que se siente en la zona comprendida entre el pecho y la ingle, la denominada región estomacal, y puede estar localizado tanto en la parte alta (estómago), como en la parte más baja (en la zona intestinal).

Causas

Las causas del dolor de estómago pueden ser muchas. Algunas de fácil tratamiento o incluso sin necesidad de ello y otras que pueden ser síntoma de enfermedades más graves. Podríamos agrupar las posibles causas del dolor de estómago en tres grupos: - Sin causas físicas: Este tipo de dolencia se denomina dispepsia funcional y se considera como tal al tipo de dolor de estómago que no responde a ninguna causa determinada. Normalmente se produce en la parte alta del estómago y puede ir acompañado de otros síntomas, cómo gases, acidez y vómitos. - Causas físicas: Este tipo de dolencia se denomina dispepsia orgánica y se clasifica como tal la dolencia estomacal provocada por el mal funcionamiento de un órgano. Las causas más comunes en este tipo de afección son:

Causas psicológicas: El estrés es una causa común del dolor de estómago.

Diagnóstico y curso de la enfermedad

El diagnóstico del dolor de estómago debe realizar-lo un médico, normalmente lo hace el médico de cabecera, aunque depende de la posible causa del dolor. El diagnóstico comienza con una serie de preguntas sobre cuándo empezó el dolor, la intensidad de éste, su localización exacta, constancia del dolor, apetito, antecedentes de anteriores dolores estomacales, hábitos alimenticios, deposiciones, menstruación, estado emocional y posible existencia de otros síntomas que acompañen la dolencia, como vómitos o fiebre.

A continuación se realiza una exploración física en el área abdominal, una escucha con estetoscopio para detectar la posible presencia de soplos en la aorta abdominal y se miden la temperatura, el pulso y la tensión arterial.

Si es necesario se realizan pruebas endoscópicas, radiográficas, ecográficas, tomográficas, test de tolerancia a los alimentos, análisis de sangre, de heces, de orina y un electrocardiograma.

Tratamiento

Dependiendo de la causa, una vez iniciado el tratamiento, el dolor de estómago puede desaparecer en cuestión de pocas horas, cómo en el caso de exceso de gases, o puede durar días o incluso semanas si se trata de una enfermedad más complicada.

El tratamiento del dolor de estómago puede ser muy variado dependiendo de la causa de éste.

Lo más importante antes de comenzar el tratamiento es que queden muy claras las causas exactas de la molestia, cosa que en algunos casos es complicado. Para el dolor abdominal leve si no se considera necesario acudir al médico, se deben beber muchos líquidos en sorbos pequeños y evitar los alimentos sólidos. Puede tomarse un anti ácido o protector gástrico, y no se deben tomar analgésicos para el dolor. Se debe acudir al médico en caso de que el dolor sea muy intenso, dure más de 3 días, si el dolor va acompañado de otros síntomas como fiebre, nauseas, vómitos, sangre en las heces, se nota distensión abdominal o si los dolores estomacales se desarrollan durante el embarazo.

A veces un tratamiento sintomático que disminuya las molestias es suficiente. Se suele recomendar reposo y relajación, además de analgésicos para aliviar el dolor. Este es el caso, por ejemplo, de los dolores menstruales. Sin embargo, si el dolor menstrual es muy intenso, debe acudir-se a un ginecólogo. En el caso de exceso de gases, gastritis o estreñimiento, el médico suele recetar un protector estomacal, que actúa como inhibidor de la bomba de protones, además de recomendar una dieta blanda y equilibrada, libre de grasas saturadas.

Si la causa es un estreñimiento agudo, pueden recomendarse laxantes y una dieta rica en fibra. Algunas infecciones intestinales requieren tratamiento con antibióticos o antiparasitarios específicos. Otras causas del dolor de estómago requieren tratamiento quirúrgico, a veces de emergencia, cómo es el caso de la apendicitis, en que es necesaria la extirpación del apéndice.

Prevención

Existen pequeños hábitos que podemos modificar en nuestra vida cotidiana para tratar de prevenir el dolor de estómago.

  • Alimentación: Mantener una alimentación equilibrada, comer despacio, en pocas cantidades y muchas veces al día, masticar bien y evitar el consumo de ciertos alimentos, cómo alimentos grasos y picantes.
  • Estado de ánimo: Los problemas emocionales afectan directamente a todo el cuerpo, en especial al estómago, por eso es importante controlar el estrés. Para hacerlo es recomendable practicar deporte. Además pueden consumir-se infusiones, cómo la tila, para estimular la relajación.
  • Alcohol y tabaco: Está comprobado que el alcohol y el tabaco pueden causar dolores de estómago. Disminuir su consumo o erradicarlo es un buen modo de prevenir esta dolencia.
  • Medicamentos: El uso de medicamentos puede irritar el estómago y provocar dolor.