Dolor de brazos

Garantía de calidad médica de Dr. med. Nonnenmacher (especialistas en medicina interna).
Usted está aquí: Sanopedia.esSíntomas Dolor de brazos

El dolor de brazos es un síntoma causado por multitud de factores debido a la complejidad de este miembro.

Contenido

Definición

El dolor de brazos puede ser intenso y repentino, profundo y continuado, o ir acompañado de cosquilleo y entumecimiento.

Causas

Las causas del dolor de brazo, son las derivadas de enfermedades y lesiones provocadas a su vez por algún traumatismo. A continuación se apuntan las más comunes entre la población.

Cuando el dolor de brazo es agudo y aparece de forma repentina, inclina a pensar que se ha producido un traumatismo (fractura, luxación, desgarro muscular…). La fractura puede estar localizada en cualquiera de los tres huesos largos que forman el brazo (húmero, cúbito y radio) o en el codo.

La epicondilitis es una inflamación de la zona que rodea al codo y cursa con dolor. Si están afectados el tendón y músculos extensores, se produce la epicondilitis lateral (denominada vulgarmente codo de tenista). Si los músculos afectados son los flexores, tenemos la epicondilitis medial (más conocida como codo de golfista). No es necesario practicar estos deportes para sufrirlas; basta con realizar esfuerzos con movimientos repetitivos del brazo derivados de alguna actividad laboral, lúdica o deportiva.

El esguince de codo es otra de las causas comunes del dolor de brazos, así como la artrosis y la artritis. La artrosis es una degeneración progresiva del cartílago que impide que rocen los huesos de las articulaciones, mientras que la artritis cursa con inflamación del cartílago. La inflamación de la bolsa sinovial o bursitis oleocraniana en el codo también causa dolor en esta zona del brazo. Los tumores –tanto benignos como malignos- en los huesos del brazo, producen un dolor continuado.

Hay un dolor de brazos cuya causa no radica en este miembro sino que la lesión que lo ocasiona está en las vértebras del cuello y de la columna cervical. Este dolor se extiende a lo largo del brazo y en ocasiones impide o entorpece su movimiento.

Diagnóstico y curso de la enfermedad

El diagnóstico debe ser realizado por el facultativo. El médico de familia optará por realizar el diagnóstico él mismo o derivar al paciente a un especialista en traumatología, reumatología, cirugía ortopédica o cirugía artroscópica.

El médico realiza una primera exploración acompañada de preguntas para recabar la información necesaria. Después pasa a solicitar, si lo considera necesario, otras pruebas diagnósticas según los casos (radiografías, resonancias magnéticas, gammagrafias, densitometrías óseas, etc.).

En la primera exploración se averigua la forma en la que aparece el dolor, su intensidad, duración, etc., y si va acompañado de hormigueo, rigidez o incluso falta de movimiento. La falta de movimiento acompañada por una deformación del miembro indica fractura. Si el dolor se produce en el codo cuando se gira el antebrazo, y se estira la muñeca apoyando la mano contra algo que produce resistencia, o cuando se extiende el codo y se deja caer la mano flexionada, puede que se padezca epicondilitis lateral. Sin embargo, cuando se nota dolor al realizar la flexión con la muñeca, girar el antebrazo o levantar un objeto pesado, puede que se padezca epicondilitis medial.

Las radiografías se utilizan para diagnosticar las fracturas y luxaciones de codo.

Tratamiento

Hay tratamientos farmacológicos, mecánicos, rehabilitadores… Cualquiera de ellos debe consultarse al médico o ser prescrito por él. El reposo, la inmovilización y aplicar hielo en la zona inflamada, suele aliviar el dolor.

Los tratamientos farmacológicos indicados para el dolor de brazos son diversos. Suelen llevar en su composición antiinflamatorios y analgésicos, como el ibuprofeno, diclofenaco, paracetamol, o el metamizol magnésico. El metamizol magnésico es muy eficaz en caso de dolores agudos pos-operatorios o post-traumáticos y también en los de origen tumoral. Hay medicamentos que se administran por vía oral, otros son de aplicación tópica (pomadas, geles, sprays…) y los hay que deben ser inyectados o infiltrados. En el caso de que el líquido sinovial del codo se haya salido de su bolsa, por causa de un golpe, por ejemplo, debe extraerse e infiltrar un antiinflamatorio en la zona.

El tratamiento principal del dolor de brazos en caso de fracturas o tendinitis, es la inmovilización. Hoy en día hay diversas opciones. La más conocida es la tradicional escayola, pero en la actualidad se utilizan a menudo los cabestrillos.

Cuando los tratamientos convencionales no dan resultado, o el caso lo requiere, hay que recurrir a la intervención quirúrgica. Una de las más practicadas en la actualidad es la artroscopia.

Los ejercicios de rehabilitación y fisioterapia sirven, entre otras cosas, para paliar el dolor consiguiente a una intervención quirúrgica o inmovilización.

Prevención

Se puede prevenir el dolor de brazos realizando ejercicios de estiramiento antes iniciar un deporte. También se deben utilizar protectores y materiales apropiados (como raquetas flexibles). Fortalecer la musculatura del brazo previene gran cantidad de traumatismos. La talasoterapia y la natación previenen las lesiones de columna causantes de gran parte de los dolores de brazos.