Dolor cardiaco

Garantía de calidad médica de Dr. med. Nonnenmacher (especialistas en medicina interna).
Usted está aquí: Sanopedia.esSíntomas Dolor cardiaco

El dolor cardiaco es una molestia en la zona del corazón que no necesariamente implica una enfermedad de este órgano. Los motivos de esta dolencia, por el contrario, pueden obedecer a una diversidad de factores. Es fundamental realizar un diagnóstico preciso para determinar el origen del dolor cardiaco.

Contenido

Definición

El dolor cardiaco es una incomodidad que se experimenta en la zona torácica comprendida entre la parte superior del abdomen y el cuello. El paciente suele asociar inmediatamente el dolor cardiaco a una angina de pecho o a un infarto de miocardio, aunque las causas del dolor cardiaco pueden relacionarse con otras enfermedades.

Los niveles de gravedad de esta dolencia son variables, oscilando entre leves a potencialmente mortales. El dolor cardiaco puede ser provocado por cualquiera de los órganos y tejidos alojados en la caja torácica, además del corazón. Por otra parte, distintas afecciones localizadas en el abdomen, la espalda y el cuello pueden ser causantes de dolor cardiaco.

Causas

El dolor cardiaco, entonces, puede presentarse como consecuencia de una gran variedad de problemas de salud, incluidas las enfermedades cardiacas. En la zona torácica, los pulmones y el esófago, como así también las costillas y diversos músculos y tendones son capaces de generar dolor cardiaco. Algunas lesiones de la espalda y ciertos trastornos digestivos pueden igualmente provocar esta dolencia.

Entre las principales causas cardiovasculares de dolor cardiaco podemos mencionar la angina de pecho, el ataque cardiaco, la ruptura de aorta o la pericarditis. Cuando el dolor cardiaco se origina por algún problema pulmonar puede deberse a neumotórax, embolia pulmonar, neumonía o por lapleuresía, entre las afecciones más importantes.

Además, el dolor cardiaco puede aparecer en casos de distensión de los músculos intercostales, herpes y trastornos de pánico. Las afecciones digestivas más frecuentes, ligadas al dolor torácico son la úlcera gástrica, el reflujo gastroesofágico y los cálculos biliares. Los niños muy raramente suelen padecer enfermedades cardiovasculares cuando experimentan episodios de dolor cardiaco.

Diagnóstico y curso de la enfermedad

El dolor cardiaco se diagnostica apuntando en primer lugar a detectar o excluir enfermedades del corazón. El especialista dirigirá una serie de preguntas al paciente con el objetivo de establecer el origen preciso del dolor cardiaco. Basa su interrogatorio en conocer el momento del inicio y la localización del dolor cardiaco, si la molestia se ha extendido a otras áreas del cuerpo y si la persona está tomando algún tipo de medicamento. Una historia clínica completa que aporte información acerca de la existencia de otros problemas de salud es de gran ayuda en el diagnóstico del dolor cardiaco.

Los distintos estudios que se indican dependen de la causa del dolor cardiaco, aunque generalmente se ordenan electrocardiogramas y análisis de enzimas con el objetivo de descartar un infarto de miocardio. La evolución del dolor cardiaco está subordinada al grado de severidad de la enfermedad que lo origine y a la celeridad con que se consulte al especialista. Los tratamientos bien orientados y los hábitos de vida saludables contribuyen notablemente a solucionar las causas del dolor cardiaco.

Tratamiento

El dolor cardiaco recibe diferentes tratamientos, ya que sus causas son múltiples. Pueden administrarse distintos tipos de fármacos, indicarse pautas saludables de vida y recomendarse terapias psicológicas cuando sea necesario. Si se trata de dolor provocado por angina de pecho, en general se opta por la nitroglicerina en aerosol o en comprimidos masticables. Cuando la molestia no cede ante esta medicación, deberá pensarse en la probable existencia de un infarto de miocardio.

En estos casos se hace necesaria la atención médica de urgencia pues se trata de una situación que reviste gravedad. Si el dolor torácico aparece luego de esfuerzos de poca intensidad o si permanece por varios días, también es imprescindible acudir al especialista a la brevedad.

Cuando los síntomas son producto de reflujo estomacal hacia el esófago, se recetan inhibidores de ácido y se recomienda al paciente seguir una dieta adecuada, evitar acostarse hasta un par de horas después de las comidas y respetar ciertas pautas específicas de esta dolencia. Existen tratamientos para combatir y aliviar cada una de las causas que provocan las molestias cardiacas, cualquiera que sea su origen. Diagnosticar a tiempo el factor desencadenante de este problema de salud es la clave para escoger la terapia más efectiva frente al dolor cardiaco.

Prevención

El dolor cardiaco puede prevenirse abandonando aquellos hábitos de vida que implican riesgos para la salud. Evitar el tabaco, el alcohol y las drogas es tan importante como mantener un peso corporal saludable y seguir una rutina de ejercicio físico adecuada. Lo mismo puede asegurarse de una dieta alimentaria equilibrada que priorice el bajo consumo de grasas e incorpore frutas, cereales y verduras.

Asistir a un chequeo clínico periódico permitirá anticiparse a eventuales complicaciones médicas. Aprender a manejar las situaciones conflictivas y de estrés, practicando técnicas de relación, ayudará asimismo al paciente a disminuir las posibilidades de desarrollar desórdenes físicos y psicológicos relacionados con el dolor cardiaco.