Dolor cardíaco (dolor de corazón, dolor torácico)

Garantía de calidad médica de Dr. med. Nonnenmacher (especialistas en medicina interna).
Usted está aquí: Sanopedia.esSíntomas Dolor cardíaco (dolor de corazón, dolor torácico)

En el interior de la caja torácica se encuentra un músculo hueco imprescindible para la vida, el corazón. Este órgano cuenta con el denominado ritmo cardíaco, el cual está provocado por la contracción constante de las fibras musculares que constituyen. Estas contracciones musculares constantes y rítmicas son imprescindibles para la irrigación sanguínea ya que es el medio de bombeo de la sangre a todos los tejidos y órganos del cuerpo.

El dolor cardíaco es en ocasiones indicativo de una afección grave del corazón, este puede ser el caso de alguna enfermedad coronaria, angina de pecho, miocarditis o infarto.

Contenido

Causas

Los agentes causantes del dolor cardíaco pueden ser muy diversos con un alto porcentaje de enfermedades cardíacas de diversa naturaleza.

No obstante, el dolor torácico no está siempre causado por este tipo de dolencia, en muchas ocasiones se trata simplemente de dolores musculares provocados por tensiones de los mismos o el diafragma.

También puede ser causa del dolor cardíaco alguna patología que afecte a la columna vertebral o a las articulaciones, las dolencias de origen gástrico, pulmonares o del tubo digestivo.

En función de la forma física del afectado, su estilo de vida, alimentación y los antecedentes médicos y familiares, así como por los síntomas descritos al profesional médico, este podrá acotar sus sospechas hacia unas u otras causas. En base a esta información se examina al paciente y se le realizan las pruebas necesarias para confirmar el diagnóstico previo y decidir el tratamiento más adecuado.

Diagnóstico y curso de la enfermedad

El dolor cardíaco en si no es considerado como una enfermedad. Se trata de un síntoma de otra dolencia más o menos grave. Debido al enorme riesgo que entraña un ataque cardíaco, así como la gran importancia que tiene la rápida detección y actuación ante estos casos, es fundamental conocer los síntomas propios de este ataque para favorecer la máxima velocidad en la administración del tratamiento.

La presión en la zona del pecho, el dolor torácico, la pesadez y la tensión son los principales y más llamativos síntomas del ataque cardíaco. Este malestar suele durar unos 5 minutos o más y puede derivar a dolores en los hombros, brazos, mandíbula, cuello y espalda al hacerse más intenso.

Estos síntomas pueden estar acompañados de mareos, desmayos, vahídos, náuseas, ausencia de respiración, palidez o sudoración excesiva.

Diagnóstico y curso de la enfermedad

Debido a la gravedad que puede conllevar según sus causas, ante el dolor cardíaco es conveniente realizar el diagnóstico más preciso posible para, de esta forma, excluir las afecciones de corazón. Con este objetivo, el primer paso es la realización de una anamnesis completa que determinará los puntos enumerados a continuación:

Inicio y localización del dolor, irradiación del mismo a diversas regiones del cuerpo, actividad que el paciente desempeñaba en el momento de sufrir el dolor cardíaco, presencia de otras dolencias, toma de medicamentos.

Posteriormente, para diagnosticar un dolor cardíaco, el profesional realizará un electrocardiograma y análisis sanguíneo que excluya o afirme el infarto.

Tratamiento

El tratamiento para el dolor cardíaco se determina en función del agente que se estima como causante de la dolencia. En caso de que el dolor torácico esté provocado por una angina de pecho, la mejora se hace notable a los pocos minutos si se administran cápsulas de nitroglicerina.

Los pacientes con antecedentes a este respecto que se han sometido a un tratamiento con antelación a fin de evitar la angina, suelen llevar consigo estos medicamentos para lograr la mayor brevedad en su administración en caso de dolor cardíaco. En caso de que, pasados unos 30 minutos desde la administracion de la nitroglicerina, no remita el dolor torácico, es posible que se trate de un infarto de miocardio.

El infarto de miocardio es una dolencia de mayor gravedad y urgencia. El tratamiento debe ser administrado a la mayor brevedad posible de forma que se puede llegar a salvar la vida de un paciente gracias a la atención médica inmediata.

En base a todo lo señalado anteriormente, es preciso decir que el tratamiento para el dolor cardíaco no es directo ya que se trata de un síntoma de otra dolencia. Para eliminar este síntoma se debe tratar la afección que lo causa.

Prevención

Para la prevención efectiva del dolor cardíaco hay que mantener un estilo de vida saludable que evite la alteración del sistema cardiovascular y reduzca las posibilidades de padecer afecciones del corazón.

Así, es importante mantener el peso recomendado disfrutando de una alimentación sana, completa y variada. A este respecto, es también recomendable hacer ejercicio moderado y frecuente para mantener la salud cardiovascular. Es fundamental evitar el consumo de bebidas alcohólicas y tabaco, controlar de forma constante la tensión arterial, el colesterol y el posible padecimiento de diabetes. Todos los consejos de prevención son imprescindibles para garantizar la calidad de vida en pacientes con antecedentes de dolor cardíaco.