Disfunción sexual en las mujeres, deseo sexual inhibido

Garantía de calidad médica de Dr. med. Nonnenmacher (especialistas en medicina interna).
Usted está aquí: Sanopedia.esSíntomas Disfunción sexual en las mujeres, deseo sexual inhibido

A la disfunción sexual en las mujeres o deseo sexual inhibido se le denominó frigidez durante muchísimo tiempo y a menudo se lo hizo de manera despreciativa. Hoy se sabe con certeza que es una alteración en la salud de la mujer y que son muchas las posibles causas de la disfunción sexual en las mujeres o deseo sexual inhibido.

Contenido

Definición

La disfunción sexual en las mujeres o deseo sexual inhibido depende de la fase del acto sexual durante la que se presente. Se diferencian claramente: la falta del deseo sexual, la anorgasmia o imposibilidad de alcanzar el orgasmo, la dificultad para excitarse y hasta los dolores provocados durante el coito; cualquiera de ellos pueden ser parte de lo que se considera de manera más global una disfunción sexual en las mujeres o deseo sexual inhibido.

Causas

Ante la presencia de una disfunción sexual en las mujeres o deseo sexual inhibido, deben buscarse las causas tanto en el plano meramente físico, como en el mental. El consumo de medicación que disminuye el deseo sexual (como los antidepresivos) o la sequedad vaginal que produce dolor coital son algunos de los factores orgánicos que provocan disfunción sexual en las mujeres o deseo sexual inhibido.

Los problemas de pareja pueden ser causa de disfunción sexual en las mujeres o deseo sexual inhibido, ya que si en el plano personal las relaciones no son buenas, en el sexual tampoco lo serán. Los cambios familiares, el aumento de la familia o la pérdida de un ser querido, las tensiones por temas económicos o laborales, también pueden influir a la hora de que se presente algún tipo de disfunción sexual en las mujeres o deseo sexual inhibido.

Si la disfunción sexual en las mujeres o deseo sexual inhibido se viene prolongando en el tiempo, es posible que haya algún trauma subyacente. Las mujeres pueden haber sido víctimas de algún tipo de abuso, humillación o incluso su primera vez, puede haber sido tan negativa que acaba por provocar disfunción sexual en las mujeres o deseo sexual inhibido.

Los miedos a las ETS (enfermedades de transmisión sexual) o a embarazos no deseados, la educación represiva en el plano sexual, la falta de información y/o desconocimiento de su propio cuerpo, de sus zonas erógenas también pueden llevar a la disfunción sexual en las mujeres o deseo sexual inhibido.

Diagnostico y curso de la enfermedad

Cuando el médico se encuentra ante una disfunción sexual en las mujeres o deseo sexual inhibido, lo primero que hará será un reconocimiento físico exhaustivo, para descartar posibles causas orgánicas. Si no se encuentra nada de eso, recurrirá a las técnicas de interrogación del tipo psicodinámicas que buscan respuestas por parte de las pacientes lo más espontaneas posibles para indagar en las causas mentales de la disfunción sexual en las mujeres o deseo sexual inhibido.

Si hay una disfunción sexual en las mujeres o deseo sexual inhibido, se debe encontrar la causa real para poder eliminarla, atenuarla o confrontarla, pero por el camino se irán desechando muchas otras ideas y preconceptos. A veces el problema simplemente es que el tema sexual está tan potenciado por las expectativas, que la mujer es normal, pero no lo sabe y cree tener la llamada disfunción sexual en las mujeres o deseo sexual inhibido.

En la mayoría de los casos, la disfunción sexual en las mujeres o deseo sexual inhibido es un problema temporal, que se soluciona con la desinhibición paulatina, la adquisición de experiencia, etc. En los casos en los que las parejas terminan por separarse, cuando tienen un nuevo compañero sexual es raro que se presente nuevamente algún tipo de disfunción sexual en las mujeres o deseo sexual inhibido.

Tratamiento

Si la disfunción sexual en las mujeres o deseo sexual inhibido tiene un origen mental, las opciones son muy claras, se debe recurrir a la orientación sexual o la terapia. Esta última podrá ser individual o de pareja, dependiendo de cuál haya sido el criterio y el consejo del médico, tras diagnosticar la disfunción sexual en las mujeres o deseo sexual inhibido.

La orientación sexual aplicada a la disfunción sexual en las mujeres o deseo sexual inhibido, es básicamente un método de información y orientación para que la mujer aprenda a superar sus inhibiciones, a hablar libremente y sin tabúes de su sexualidad y a aceptarse a sí misma como ser sexual, para poder disfrutar en pareja de las relaciones y todo lo que éstas conllevan sin caer nuevamente en la disfunción sexual en las mujeres o deseo sexual inhibido.

Si la disfunción sexual en las mujeres o deseo sexual inhibido se trata con terapia sexual, lo que intentará será resolver los conflictos sexuales, vencer los temores provocados por situaciones de índole sexual e intentar que la mujer deje de evitar consciente o inconscientemente el deseo sexual. Muchas veces forman parte de la terapia, algunos ejercicios corporales orientados a la aceptación y a la superación de las disfunciones. Es una terapia de pareja, para que sea cuestión de ambos superar la disfunción sexual en las mujeres o deseo sexual inhibido.

Prevención

La disfunción sexual en las mujeres o deseo sexual inhibido no se puede prevenir, pero es aconsejable que si se tiene una pareja, el diálogo sea lo suficientemente abierto como para poder hablar de sexo, dejando de lado pudores y tabúes y orientándose a que la sexualidad de ambos miembros de la pareja, sea plena y satisfactoria, para que no hayan nunca problemas de disfunción sexual en las mujeres o deseo sexual inhibido.