Disfunción eréctil (impotencia, problemas de erección)

Garantía de calidad médica de Dr. med. Nonnenmacher (especialistas en medicina interna).
Usted está aquí: Sanopedia.esEnfermedades Disfunción eréctil (impotencia, problemas de erección)

La disfunción eréctil es un problema bastante frecuente y, aunque más del 50% de los hombres entre 40 y 70 años sufren algún episodio a lo largo de su vida, ya sea por vergüenza o por desconocimiento de que existen soluciones, es un tema clínicamente poco consultado.

Contenido

Definición

La disfunción eréctil es la dificultad o la incapacidad de conseguir o de mantener una erección con la rigidez suficiente mantener una relación sexual satisfactoria. Se considera que un hombre padece disfunción eréctil cuando transcurre un periodo de al menos de seis meses sin erecciones o sin capacidad para mantenerlas. Es una enfermedad muy frecuente que puede afectar a las relaciones de quien la padece tanto con su familia y con su pareja como con el entorno laboral y social.

Causas

Las causas de la disfunción eréctil pueden ser muy numerosas. Esta enfermedad puede ser causada por un solo factor aunque en la mayoría de los casos se produce por una combinación de varios factores:

  • Causas psicológicas: Aunque el pene no presente ninguna anomalía física, los problemas psicológicos como ansiedad, depresión, estrés, miedo al fracaso sexual… pueden afectar en las relaciones sexuales.
  • Causas neurológicas: Las lesiones en la medula espinal, la esclerosis multiple o las operaciones quirúrgicas en la pelvis pueden ocasionar una interrupción en la transmisión de señales del cerebro al pene al existir una lesión en los nervios implicados.
  • Causas hormonales: Es la causa menos frecuente de disfunción eréctil, normalmente se produce por falta de hormonas sexuales masculinas.
  • Causas farmacológicas: Algunos medicamentos para los trastornos psiquiátricos, la hipertensión y las enfermedades cardíacas tienen como efecto secundario la disminución en la capacidad de tener y/o mantener una erección.

Síntomas y curso de la enfermedad

El síntoma de la disfunción eréctil es el de no poder conseguir mantener el pene lo suficientemente erecto o no mantenerlo durante el tiempo suficiente para alcanzar una relación sexual satisfactoria. Este problema suele tener un gran impacto en la autoestima del paciente y que afecta en su calidad de vida, tanto a niveles personales como sociales. La disfunción eréctil suele ocasionar un gran sufrimiento en aquellos que la padecen y normalmente derivan en problemas psicológicos que mantienen y agravan aun más el problema.

Diagnóstico

Para un diagnostico correcto de la disfunción eréctil, es totalmente imprescindible que el paciente se someta a revisiones medicas y que dé a conocer su historial clínico de la forma más completa posible. En una primera entrevista con el paciente se tratará de descartar factores psicológicos como la depresión o la dificultad y conflictos en la relación de pareja.

La siguiente valoración médica será incluir una historia sobre la ingesta de tratamientos farmacológicos, alcoholismo, tabaquismo. También es necesaria una valoración de enfermedades como la diabetes, hipertensión, esclerosis, problemas vasculares y por último se concluye con una exploración de los genitales para excluir la posibilidad de bandas fibrosas. Cuando la disfunción eréctil está asociada a la falta de apetito sexual, se recomienda medir los niveles de testosterona y, además, se debe incluir una valoración de las funciones del tiroides. En el caso de que la disfunción eréctil se presente en varones jóvenes será necesario realizar pruebas más complejas como un completo examen físico, una medición y monitorización del pene y la prueba de Doppler.

Tratamiento

El tratamiento de la disfunción eréctil se realiza en función de las causas que originan la enfermedad. Cuando la causa es física, el tratamiento se lleva a cabo, con muy buenos resultados, con fármacos como los inhibidores de las fosfodiesterasas. Cuando es debida a enfermedades como la diabetes o la esclerosis la primera medida es tratar la enfermedad. En los casos de disfunción eréctil de origen psicológico es aconsejable un tratamiento psiquiátrico o psicológico. Tan solo en casos muy raros es necesaria una intervención quirúrgica para solucionar el problema. En cualquiera de los casos, cuanto antes se comience con el tratamiento, mejores serán las posibilidades de curar la disfunción eréctil.

Prevención

La disfunción eréctil puede aparecer por diferentes causas, por lo tanto solo será posible prevenirla en cierta medida. Una dieta equilibrada, hacer ejercicio regularmente, evitar el sobrepeso, el tabaco y el consumo de alcohol pueden ayudar a prevenir la aparición de disfunción eréctil. De igual manera, las relaciones sexuales bajo presión de estrés, ya sea causado por el propio paciente como por su pareja deben de ser mínimas. Ante los primeros síntomas de disfunción eréctil es importante consultar con el médico puesto que el éxito del tratamiento será mayor cuanto antes sea tratado. Además, bajo una disfunción eréctil se pueden ocultar otros tipos de enfermedades que necesiten un tratamiento específico para solucionarse.