Disfonía (ronquera)

Garantía de calidad médica de Dr. med. Nonnenmacher (especialistas en medicina interna).
Usted está aquí: Sanopedia.esEnfermedades Disfonía (ronquera)

La disfonía o ronquera se manifiesta mediante una dificultad en la emisión de sonidos durante el habla o modificaciones del timbre normal de voz. Por lo general deriva de problemas en las cuerdas vocales. Existen causas comunes y graves de disfonía.

Contenido

Definición

La disfonía es una enfermedad que afecta el tono de voz, otorgándole aspereza y debilidad. En la mayoría de los casos, la disfonía se relaciona con inflamaciones de la laringe, ya que es en este órgano donde se encuentran las cuerdas vocales y donde nace la voz humana. La disfonía o ronquera puede, además, originarse por otros problemas de salud y definirse como disfonía aguda o disfonía crónica, según los plazos de tiempo en que se presente. Usualmente, la disfonía en niños y adultos es un cuadro médico asociado a resfriados y no reviste gravedad. Aquellas personas que por su profesión deben esforzar sus cuerdas vocales se hallan más expuestas a padecer disfonía o ronquera.

Causas

La disfonía o ronquera puede obedecer a distintas causas. Las razones más comunes, como ya hemos mencionado, responden a problemas relacionados con las cuerdas vocales. La disfonía puede aparecer ligada a enfermedades virales, alergias, inhalación de sustancias que provocan irritación y tabaquismo, entre otros de los motivos más frecuentes. La tos, los gritos y llantos continuos -en especial en los niños- y el reflujo gastroesofágico también pueden ser responsables de disfonía o ronquera. Los casos más graves de disfonía o ronquera no representan un alto porcentaje y son causados por aneurismas de la aorta, cáncer de laringe e ingestión de líquidos corrosivos. Los factores emocionales también deben ser considerados, ya que en numerosas ocasiones el estrés, los temores y la ansiedad pueden provocar cuadros de disfonía o ronquera.

Síntomas y curso de la enfermedad

La disfonía o ronquera presenta generalmente una muy buena evolución en corto tiempo, tendiendo a desaparecer sin ningún tipo de intervención médica. Esto ocurre cuando se trata de una disfonía relacionada a las causas más comunes de la enfermedad, tales como resfriados, gripes e inflamaciones de la laringe.

Diagnóstico

Si los síntomas de la disfonía de extienden por más de tres semanas, es necesario consultar a un especialista. Para diagnosticar la disfonía o ronquera, el profesional somete al paciente a un profundo cuestionario a fin de establecer las causas probables de la aparición de la enfermedad. Posteriormente se realiza una evaluación física en la que se examina la boca, la laringe y los ganglios linfáticos. Suele realizarse una fibrolaringoscopia, prueba exploratoria de las cuerdas vocales. Es frecuente, además, practicar una análisis de determinación de agentes patógenos, en los casos en los que una infección es la causante de la disfonía o ronquera.

Tratamiento

La disfonía o ronquera encuentra su principal alivio en el reposo de voz. Se debe evitar hablar e, incluso, susurrar, ya que esta acción supone un esfuerzo para las cuerdas vocales. En muchos casos es necesario reeducar la utilización de la voz, aplicando las técnicas vocales indicadas por los profesionales expertos en la materia. Si un cuadro de disfonía se resuelve evitando hablar por unos días, pero posteriormente se restablecen hábitos de habla no saludables, la enfermedad terminará siendo recurrente. Esto es especialmente importante en el caso de profesores, cantantes y todos aquellos que usan la voz como elemento de trabajo. No fumar y evitar los espacios cargados de humo son también medidas fundamentales para combatir esta dolencia, al igual que beber agua en cantidad. Las infusiones tibias, la miel y las inhalaciones de vapor son recursos caseros que ayudan a aliviar los síntomas de la ronquera.

Cuando las manifestaciones de esta condición médica derivan de otras enfermedades es necesario seguir tratamientos específicos. En el caso de infecciones, debe recurrirse a los antibióticos y ante la existencia de nódulos en las cuerdas vocales, la solución es una intervención quirúrgica que se realiza mediante endoscopia. Si se trata de un cáncer de laringe, lo indicado es la extirpación del tumor, la aplicación de radioterapia o la combinación de ambas opciones. Es fundamental acudir siempre al profesional idóneo quien determinará las causas precisas y señalará el tratamiento más conveniente para combatir la disfonía o ronquera.

Prevención

La disfonía o ronquera puede prevenirse adoptando simples medidas profilácticas. Evitar hablar en un tono elevado, respetar intervalos de descanso de voz y evitar carraspear constantemente son algunas de ellas. Para evitar padecer los síntomas de la disfonía o ronquera es importante no someterse a cambios bruscos de temperatura, no permanecer durante mucho tiempo en ambientes calefaccionados o refrigerados y respetar los períodos normales de descanso. Al contrario de las creencias populares, no es aconsejable consumir caramelos de menta, ya que provocan que la laringe se reseque. No beber líquidos demasiado fríos o muy calientes, no fumar, reducir el consumo de cafeína y de alcohol y mantener una correcta postura corporal son sencillos hábitos de salud que contribuirán a evitar la aparición de disfonía o ronquera.