Diplopía (visión doble)

Garantía de calidad médica de Dr. med. Nonnenmacher (especialistas en medicina interna).
Usted está aquí: Sanopedia.esSíntomas Diplopía (visión doble)

La visión doble o diplopía es un trastorno de la visión que debemos tomar muy en serio. Algunas de las causas de la diplopía no son preocupantes en exceso, pero otras necesitan atención médica urgente. Echemos un vistazo a las causas, síntomas y tratamientos de esta afección ocular.

Contenido

Definición

La dipoplía o visión doble es la proyección de dos imágenes con referencia a un único objeto, viéndose una imagen adyacente a la otra de forma horizontal, vertical u oblicua, o simplemente ambas imágenes superpuestas. Existen casos donde es posible la percepción de tres o más imágenes de un objeto superpuestas entre sí.

La visión binocular doble sucede cuando las imágenes reveladas por los dos ojos no coinciden en absoluto, la imagen producida por un ojo queda desalineada con respecto a la del otro ojo. Tapando el ojo afectado se visualiza correctamente, de esta manera la diplopía desaparece cuando tapamos uno de los ojos. La diplopía monocular es poco común y afecta sólo a un ojo y continúa incluso tapando el ojo afectado. La problemática del movimiento ocular se puede dar a edades tempranas, cuando la diplopía todavía no se puede detectar.

Causas

La aparición de problemas en la córnea y que afectan al cristalino, como puede ser la sequedad, llevan a la producción de imágenes no coincidentes. Esta suele ser una de las principales causas de la diplopía. Podemos enumerar gran cantidad de errores en la visión a partir de una córnea problemática, incluyendo errores en la refracción o cataratas entre otros problemas.

Los trastornos comunes en el músculo del ojo crean trastornos complejos como la miastenia, la enfermedad de Graves y la distrofia miotónica. Los músculos pueden verse especialmente dañados lo que es conocido como una fractura orbital, que provoca una insuficiencia de convergencia, o lo que es lo mismo, la dificultad agudizada a la hora de alinear los ojos cuando se enfoquen objetos cercanos. A menudo esta causa común benigna de la diplopía binocular puede tratarse con gafas o ejercicios oculares específicos.

Una de las causas de la diplopía puede ser todo lo que afecte a los nervios craneales que son los que controlan los músculos del ojo. La parálisis temporal de uno de los nervios oculares se da comúnmente y puede tener un origen difícil de esclarecer. También es probable su relación con algunas infecciones, inflamaciones o, las causas que suelen ser más comunes, las diabetes y la hipertensión.

Otras causas incluyen condiciones vasculares, concretamente derrames cerebrale o aneurismas, y en general cualquier intensificación de una presión intracraneal demasiado elevada. La diplopía de carácter temporal puede deberse a una intoxicación alcohólica, a una conmoción cerebral o a efectos secundarios de algunos medicamentos como la ketamina.

Diagnóstico y curso de la enfermedad

Los especialistas empiezan relacionando los problemas de los movimientos oculares mediante el estudio de los dos ojos. Los optometristas realizan los exámenes oculares y evalúan la necesidad de gafas. El primer paso en el diagnóstico de la diplopía es establecer si afecta a uno o dos ojos.

  • Exámenes de vista

Se pueden solicitar al paciente ejercicios de lectura fijándose en la posición de los ojos y sus movimientos. El oftalmólogo también utiliza un microscopio con una luz muy brillante, llamado lámpara de hendidura, para examinar la parte delantera y trasera de los ojos. Los resultados, junto con el historial médico y otros síntomas, deben determinar lo que podría causar la diplopía .

  • Más pruebas

Pruebas adicionales pueden incluir exámenes de sangre. También se puede tomar una foto de los músculos del ojo o el cerebro utilizando una tomografía que lleva una serie de radiografías en ángulos ligeramente distintos y utiliza un ordenador para poner imágenes juntas en una resonancia magnética, cuyo campo magnético y ondas de radio producen imágenes detalladas.

Tratamiento

Existe una diferenciación notable de los tratamientos dependiendo de si se trata de doble visión en un ojo (monocular) o ambos ojos (binoculares) y su correspondientes causas.

  • Doble visión en un ojo

Una diplopía monocular causada por astigmatismo se trata en primer lugar con unas lentes correctivas, prescribiendo gafas o lentes de contacto, disponibles para edades hasta los doce años. Las lentes correctivas compensan las irregularidades de la córnea para que la luz pase a través de la lente correctora y se centre en la retina. La cirugía láser es otra posibilidad para el tratamiento.

La diplopía causada por cataratas (opacidad del cristalino), necesita con frecuencia una cirugía para eliminarse. Las operaciones de cataratas son procedimientos comunes, generalmente se realizan con cirugía ambulatoria, lo que significa que debe ser capaz de volver a casa en el mismo día.

  • Doble visión en ambos ojos

El tratamiento para la visión binocular también depende de la causa subyacente, incluyendo tratamientos con gafas, ejercicios especiales con el ojo, fijación de prismas en tus gafas, parches, contacto opaco de lente en uno de los ojos, inyecciones en el músculo del ojo o una cirugía sobre los músculos del ojo. A veces, los niños son capaces de ignorar la visión doble porque sus cerebros abordan el problema haciendo caso omiso de una de las dos imágenes, sobre todo si la situación se detecta y se trata a tiempo.

El prisma es una pieza en forma de cuña, compuest de vidrio o plástico que dobla la luz brillante. Los prismas especiales llamados prismas de Fresnel pueden acoplarse a las gafas y son una forma efectiva de tratar la visión doble. Los prismas Fresnel son hojas de plástico delgadas y transparentes. Un lado se pega a la lente de las gafas y el otro lado tiene ranuras especiales que cambian la forma en la que la luz incide en el ojo. Es necesario usar prismas durante varios meses. La intensidad puede ajustarse para adaptarse a los ojos.

Las inyecciones de toxina botulínica se utilizan para tratar trastornos del movimiento ocular. Se inyecta en uno de los músculos que controla el movimiento del ojo. Bloquea los envíos químicos de los nervios y hace que el músculo se relaje. Esto significa que el músculo ya no puede mover los ojos y los otros músculos son los que asumen y enderezan el ojo. Después de la inyección, puede experimentar algunos efectos secundarios temporales tales como un párpado caído.

  • Cirugía sobre los músculos del ojo.

La cirugía puede corregir la posición de los ojos, sobre la base de que el beneficio ofrecido por la cirugía (generalmente para alinear los ojos) se impone sobre los riesgos. Hay seis músculos que controlan la posición de cada ojo. Cada músculo puede ser debilitado o desplazado. La cirugía puede realizarse en los músculos del ojo para cambiar la posición de los ojos y alinearlas.

  • Lente opaca intraocular.

Para algunos casos de diplopía, un procedimiento quirúrgico conocido como lente opaca intraocular puede ser una buena opción. Sin embargo, este procedimiento se recomienda sólo cuando otros métodos de tratamiento han sido infructuosos. El procedimiento consiste en extirpar el cristalino del ojo, ya sea bajo anestesia local o anestesia general, y reemplazarlo con un implante.

Aunque se considera un procedimiento seguro, hay riesgos asociados como que la lente intraocular se acabe rompiendo, se dañe el ojo o reduzca el campo visual. Por lo tanto, antes de someterse a este implante, se debe discutir el procedimiento con el oftalmólogo. El procedimiento de la lente opaca intraocular es irreversible y retirar el implante implicaría un riesgo significativo.

Prevención

Muchas de las causas de la diplopía pueden ser prevenidas si tenemos los cuidados oportunos. Para evitar la visión doble relacionada con traumas craneales, se deben utilizar todos los elementos que previenen accidentes a lo largo de nuestra vida cotidiana, como el uso de cinturón mientras se conduce o el de gafas protectoras durante actividades deportivas y en el trabajo, siempre y cuando conlleve un alto riesgo de lesiones oculares. Las personas con diabetes pueden disminuir la posibilidad de dañarse el nervio ocular previo a la diplopía, mediante el control de azúcar en sangre. No hay ninguna forma de prevenir las cataratas relacionadas con la edad o algunas otras formas de diplopía.