Diarrea

Garantía de calidad médica de Dr. med. Nonnenmacher (especialistas en medicina interna).
Usted está aquí: Sanopedia.esSíntomas Diarrea

La diarrea es un problema muy común causado por alimentos contaminados y que puede afectar a todo el mundo. Se manifiesta en forma de heces líquidas y puede llegar a producir deshidratación en quien la sufre.

Contenido

Definición

La diarrea es una enfermedad de tipo intestinal y estomacal que se presenta en aquellos que la sufren como una alteración de las deposiciones diarias, cuya frecuencia supera las tres veces diarias, además de cambiar el volumen y la consistencia de las heces, que dejan de ser sólidas.

Esto produce una pérdida de líquidos en el cuerpo que va acompañada de la reducción de los nutrientes absorbidos por el organismo, lo cual provoca una rápida deshidratación de quienes padecen diarrea. Además del dolor abdominal y las incontrolables ganas de evacuar, la diarrea suele presentar fiebre, vómitos, e incluso las heces pueden llegar a contener sangre, pus o alimentos que no han sido digeridos.

Causas

Hay varias causas de la diarrea pero las principales responden a factores víricos que son generados en su mayoría por intoxicaciones alimentarias. En estos casos suele ser a causa de las bacterias que hay en el agua o en los alimentos contaminados, sin embargo también pueden deberse a parásitos o virus como la gripe, siendo estos últimos el principal culpable de la diarrea en los niños.

Otras posibles causas de la diarrea son el hipertiroidismo, ser intolerante a la lactosa o tener problemas para digerir algunos alimentos, enfermedad celíaca, la inflamación del intestino o una insuficiencia pancreática. Hay igualmente factores psicológicos, como puede ser la exposición a situaciones de alto estrés o la ansiedad, que llegan a producir diarrea. Algunos antibióticos y medicamentos, incluso cuando se dejó el tratamiento, pueden producir diarrea como efecto secundario.

[Diagnóstico y curso de la enfermedad

Una de las ventajas de la diarrea es que es fácil de diagnosticar y puede llegar a ser de tipo leve, que desaparece en un par de días. Por otro lado si su duración está entre un día y un mes se conoce como diarrea aguda, mientras que se llama diarrea crónica a aquella que dura más de un mes y cuyos síntomas son constantes o intermitentes.

Existe también la llamada diarrea del viajero, producida por alimentos ingeridos en el extranjero y que suele durar unos pocos días. Además de las heces líquidas y la urgente necesidad de realizar la deposición, los pacientes afectados con diarrea presentan principios de deshidratación, sobre todo las personas mayores y los niños. Aunque la forma más segura para su diagnóstico es hacer un análisis de heces o sangre para poder identificar las bacterias, virus, parásitos u otras posibles causas de la diarrea.

Tratamiento

Para tratar la diarrea se debe tener el cuenta el diagnóstico, ya que si el afectado presenta un cuadro leve basta con recomendar el consumo de líquidos para evitar la deshidratación, sin necesidad de abandonar su casa. Para ello basta con ingerir líquidos por vía oral para reponer los electrolitos, sales y minerales que el cuerpo ha perdido.

Por otro lado, cuando se trata de un caso severo de diarrea que va acompañado de deshidratación es necesario ingresar al paciente en el hospital, ya que se le deberán suministrar líquidos y nutrientes por vía intravenosa. En algunos casos el uso de determinados medicamentos para combatir la diarrea puede ayudar a detenerla, pero no son siempre recomendables ya que pueden llegar a complicar o empeorar los síntomas.

En el caso de que se identifique un medicamento o antibiótico como causante de la diarrea, bastará con dejarlo. Pero uno de los principales tratamientos de la diarrea consiste en una buena nutrición, ya que aunque no se produce una correcta absorción intestinal, se sigue realizando a niveles mucho menores. Por ello la evolución de la diarrea es positiva en aquellos pacientes que se mantienen bien nutridos.

Se recomienda consumir alimentos como los yogures para combatir la diarrea, ya que ayudan a la flora intestinal, y se deben evitar lácteos y frutas o verduras con fibra. Pero sobre todo se debe seguir una dieta basada en líquidos, evitando introducir alimentos sólidos mientras las deposiciones provocadas por la diarrea sean más de tres veces diarias.

Prevención

La higiene es una de las principales medidas de prevención de la diarrea infecciosa, por lo que es fundamental lavarse las manos antes y después de comer o manipular alimentos y después de usar el baño. Es también necesario hacerlo después de estornudar, tirar la basura o tocar a cualquier animal. Se debe limpiar con atención la cocina y todos los cubiertos y útiles, cocinar bien los alimentos como el marisco, los huevos y todo tipo de carne, además de no olvidar lavar siempre las frutas y los vegetales. Es además muy recomendable consumir agua embotellada, sobre todo cuando se viaja al extranjero y muy especialmente a países en vías de desarrollo donde el agua puede producir diarrea.