Depresión

Garantía de calidad médica de Dr. med. Nonnenmacher (especialistas en medicina interna).
Usted está aquí: Sanopedia.esEnfermedades Depresión

La depresión es una de las enfermedades más comunes. Llegar a detectarla, en algunas ocasiones es complicado. Sus síntomas pueden parecen normales o habituales, pero realmente esconden un problema que necesita diagnóstico y tratamiento. Con la supervisión de los profesionales adecuados la depresión tiene cura.

Contenido

Definición

Se conoce la depresión como una alteración anímica y del comportamiento que afecta directamente al estado mental y físico de las personas. Por este motivo, hay que prestar un especial cuidado con las personas que la padecen. No se trata exclusivamente de un problema afectivo, si se alarga en el tiempo los problemas somáticos pueden ocasionar unos daños muy graves.

Por lo tanto, se puede resumir que la depresión tiene un punto de partida emocional o psicológico pero sus consecuencias afectan al desarrollo físico y mental de la persona.

Causas

Describir las causas que originan una depresión es una tarea complicada, ya que puede relacionarse con otras afecciones de origen mental como los estados maniaco-depresivos y similares. La genética tiene una gran importancia como causante de depresión. Si se tiene un antecedente familiar hay que prestar atención especial.

También los cambios hormonales y fisiológicos son causantes de la depresión. Aunque puede afectar a personas de cualquier edad, las mujeres que tienen una edad comprendida entre los 35 y los 45 años muestran una mayor tendencia a la depresión.

No hay que olvidar que determinadas etapas de la vida de una mujer como el embarazo y el posparto son periodos de riesgo, debido a los cambios hormonales y emocionales. Como últimos factores que pueden causar la depresión se encuentran los ambientales. Un ritmo de vida alto, la ansiedad o el estrés a veces se combaten con distintas sustancias que generan una fuerte adicción. Lo que complica aún más este tipo de tratamientos.

Síntomas y curso de la enfermedad

Los síntomas de la depresión son de sobra conocidos. La primera característica es un cambio severo en el comportamiento de la persona. La pérdida de interés por aficiones que ha desarrollado toda la vida, un estado de tristeza permanente o una acusada negativa son indicios para diagnosticar posteriormente una depresión. Esto genera cambios corporales.

La pérdida de apetito es habitual, por lo que la persona que padece depresión puede sufrir una gran variación de su peso. Además, también está relacionada con la falta de cuidados estéticos o higiénicos, mostrando un aspecto desaliñado que se convierte en algo muy preocupante. Todo esto conlleva la pérdida de todo tipo de placer, incluido el sexual. Estos síntomas durante un tiempo prologando pueden ocasionar graves enfermedades o incluso pensamientos suicidas.

Diagnóstico

Diagnosticar una depresión a tiempo es la clave para curarla definitivamente. Actualmente, hay estudiadas distintos tipos de depresiones. Cada una de ellas afecta a un perfil de persona, por lo que la edad o el género es el primer filtro que se usa para descartar un tipo de depresión u otra.

Debido a la amplia variedad de síntomas, tanto físicos como mentales, se usa una serie de criterios clínicos para diagnosticar de una forma eficaz la depresión. El primer paso es hacer un reconocimiento físico. Como se ha mencionado, hay una serie de síntomas muy claros y evidentes. También es importante realizar un cuestionario o interrogatorio, y centrar las posibles respuestas en los síntomas más conocidos de una depresión. Se denomina manual DSM-IV a los criterios utilizados para diagnosticar una depresión.

Tratamiento

Las depresiones tienen distintos tratamientos para curarse. Los más recomendados son los medicamentos, donde cobran una gran importancia los antidepresivos. Estos fármacos actúan directamente en el cerebro, ayudando a sintetizar una serie de sustancias químicas, como la serotonina, que mejoran el estado de ánimo y emocional.

Estos fármacos antidepresivos no generan dependencia, ya que en caso contrario supondrían un mal aún mayor. Hay que tener en cuenta que estos medicamentos conllevan una serie de efectos secundarios. Las dosis que se suministran pueden modificarse en cualquier momento.

El otro tratamiento más utilizado y recomendado son las terapias psicológicas. La TIP (psicoterapia interpesonal) y la TCC (terapia cognitivo-conductual) son las indicadas para estos casos. Estos tratamientos implican una mayor cercanía entre el profesional y el paciente y se desarrolla en distintas fases.

Prevención

La depresión es una enfermedad que puede aparecer en cualquier momento, pero hay una serie de recomendaciones para evitar sus efectos. El ejercicio físico es importante, ya que fortalece la disciplina y la capacidad de superación. También es importante evitar un estado de ansiedad constante, sin olvidar por supuesto, realizar distintas actividades que sean placenteras para combatir los factores ambientales que no se pueden controlar.