Corte

Garantía de calidad médica de Dr. med. Nonnenmacher (especialistas en medicina interna).
Usted está aquí: Sanopedia.esEnfermedades Corte

Un corte es una herida producida por un instrumento cortante que puede tener mayor o menor gravedad. La profundidad, la extensión, la localización o el sangrado son algunos de los factores que determinan la necesidad de asistencia médica para el tratamiento del corte.

Contenido

Definición

Un corte es una lesión que se produce en la piel y que ocasiona su rotura. Esta lesión tiene lugar debido a la penetración de un objeto con un borde cortante, como un cuchillo, una lámina metálica o cualquier otro elemento cortante.

Las heridas producidas por corte son muy frecuentes en todas las etapas de la vida y en todo tipo de entornos. Tijeras, cuchillos y otros elementos de corte son habituales en las casas, colegios y centros de trabajo, con lo que se puede decir que el corte es una lesión muy habitual.

Causas

Una herida por corte se produce en la mayor parte de los casos de forma fortuita, aunque un manejo inadecuado de algún elemento cortante puede ser también la causa.

Una caída contra un borde cortante, la acción directa del filo de una herramienta de corte sobre la piel o la manipulación de materiales con bordes afilados sin la protección adecuada en las manos son algunas de las causas más frecuentes de sufrir un corte.

La causa del corte puede tener relación directa con la gravedad de la lesión, aunque se dan casos en los que un corte producido con un instrumento pequeño puede ser grave. El filo de una superficie puede producir sobre la piel un simple corte superficial, pero también puede producir una lesión profunda que afecte a músculos, tendones o huesos.

Síntomas y curso de la enfermedad

Cuando se produce un corte, el principal síntoma que se puede apreciar es el sangrado, aunque este no siempre tiene relación directa con la gravedad del corte. No obstante, un sangrado muy abundante o que no se puede detener implica una urgente atención médica. Si el sangrado se puede detener por presión, la siguiente evidencia del corte es el aspecto que tiene el corte propiamente dicho. Es preciso examinar el aspecto de los bordes de la piel, la extensión del corte y la profundidad. En cortes muy profundos, al separar ligeramente los bordes se puede llegar a ver un tejido de color rojizo, que normalmente es un músculo, o un tejido amarillento, que puede ser una capa de grasa. En todos los casos, la persona que ha sufrido un corte siente dolor intenso.

Diagnóstico

Cuando un corte tiene pequeña extensión, no se aprecia que sea demasiado profundo y su sangrado remite con facilidad, se trata normalmente de una lesión de poca importancia que no requiere ningún tipo de asistencia médica. Ahora bien, cuando se trata de un corte de gran extensión, profundo, con un sangrado que no cesa o que tras pasar unos pocos días muestra evidencia de una posible infección, es imprescindible la asistencia médica. Si el corte ha tenido lugar en la cara, en los ojos o en una zona que puede repercutir en la estética del individuo, es recomendable acudir al médico para tratar de minimizar las secuelas de la cicatriz del corte.

Tratamiento

El tratamiento de cualquier corte, independientemente de la gravedad del mismo, comienza con la limpieza exterior de la herida con agua tibia y jabón. Esta limpieza ha de realizarse con las manos bien limpias, para prevenir posibles infecciones. A continuación, es preciso cubrir la herida con una venda. Este será el final del tratamiento para un corte que no presenta complicaciones.

En otros casos, será necesario acudir a continuación al médico. Si el corte se ha producido con un objeto metálico oxidado será preciso administrar la vacuna antitetánica. En casos de infección, el especialista determinará la necesidad de un tratamiento con antibiótico. Si el corte es muy profundo o muy extenso se aplicarán puntos de sutura y en los casos más complicados, como en una amputación por corte, será preciso realizar una intervención quirúrgica.

Prevención

Existen algunas medidas preventivas que pueden ayudar a evitar un corte y que se pueden aplicar en el propio hogar y en el centro de trabajo. Así, tener especial cuidado a la hora de manejar los objetos cortantes que se encuentran en todos los hogares minimiza, sin duda, la posibilidad de corte. En el caso de que haya niños, las medidas preventivas pasan por alejar esos objetos de su alcance o por enseñarles a manejarlos correctamente. En los entornos de trabajo, la prevención de riesgos laborales está regulada por ley, con lo que la prevención de corte ha de estar descrita para cada puesto.