Cervicalgia (Dolor cervical)

Garantía de calidad médica de Dr. med. Nonnenmacher (especialistas en medicina interna).
Usted está aquí: Sanopedia.esEnfermedades Cervicalgia (Dolor cervical)

La cervicalgia o dolor cervical es una afección que sufren cada año miles de personas. Estos dolores son bastante comunes y se presentan en una zona localizada. La cervicalgia está ampliamente estudiada, por lo que son dolores fácilmente evitables con la información adecuada.

Contenido

Definición

Como cervicalgia se conoce el dolor puntual que se presenta en las cervicales a la altura de la nuca. Estas molestias puntuales pueden producirse por esfuerzos físicos o bien, convertirse en unos dolores crónicos. No se trata de una afección exclusivamente muscular u ósea, siendo una combinación de distintos factores. La cervicalgia está altamente extendida entre la población mundial, ya que se manifiesta y se reproduce de una forma bastante sencilla. Este dolor punzante se desarrolla en la cara posterior y en los laterales de las vertebras. Una localización bastante exacta que ayuda al estudio y al diagnóstico de esta extendida dolencia. Los factores psisomáticos y los puramente físicos son los causantes de las extendidas cervicalgias.

Causas

Las causas que favorecen la aparición de la cervicalgia son varias. Las primeras se encuentran dentro de la actividad física. El sobreesfuerzo, una mala postura o un movimiento puntual provocan un dolor punzante. Los músculos y los nervios se ven afectados dificultando los movimientos más naturales. El estrés tiene un papel importante en la aparición de la cervicalgia. Un ritmo de vida muy elevado, compaginado con la falta de descanso y una falta de hábitos saludables propician que los dolores cervicales puedan desarrollarse fácilmente. No hay distinción entre género o tipos de trabajos. El personal que trabaja varias horas sentado en una oficina o aquellos trabajadores que hacen esfuerzos habituales han sufrido en alguna ocasión un período de cervicalgia. Los dolores cervicales también son habituales cuando se producen accidentes de coche.

Síntomas y curso de la enfermedad

Debido a la variedad de causas que producen una cervicalgia, los síntomas y el desarrollo de las dolencias puede ser distinto para cada persona. Lo que comienza como un dolor puntual y algo molesto, deriva en una pérdida gradual de movilidad, pudiendo llegar a una tortícolis aguda. Además, durante el desarrollo de esta afección, los mareos o la disfagia son síntomas complementarios que hacen su aparición de forma habitual. Hay que prestar una atención especial durante el transcurso de la cervicalgia. Un proceso de duración razonable es aquel que se presenta a lo largo de tres o seis días.

Diagnóstico

Por encima de las fechasanteriormente dichas es recomendable visitar un profesional para evitar que la cervicalgia se convierta en un dolor cervical de carácter crónico. Es importante que las arterías vertebrales no se vean afectadas, ya que provocaría una cervicalgia de mayor gravedad. Con un conocimiento adecuado de las distintas fases del dolor cervical y la prevención adecuada, la cervicalgia no supone más que un molesto dolor durante unos días.

Tratamiento

Los tratamientos para combatir la cervicalgia se desarrollan en distintos campos. Los productos farmacéuticos son casi imprescindibles. Distintos relajantes musculares y antiinflamatorios se encuentran en el mercado para aliviar los primeros síntomas de la cervicalgia. Es importante consultar con un médico que producto farmacéutico es el adecuado, ya que pueden ser incompantibles con otros medicamentos. Los tratamientos con calor, también suelen ser bastante recomendables. Una ayuda para evitar que se entumezcan los musculos y cervicales. Poco a poco, el paciente recuperará la movilidad en la zona. También hay cojines o almohadas especiales que ayudan a mantener una correcta postura mientras se trabaja o se duerme. Un accesorio imprescindible para miles de personas. Con el avance de la tecnología, estos artículos incorporan actualmente masajeadores o fuentes de calor que alivian los síntomas de las cervicalgia. No hay que olvidar la importancia de los ejercicios de recuperación para aliviar los síntomas de la cervicalgia. Movimientos suaves, de cuello y hombros, que tienen como objetivo recuperar las buenas sensaciones y disminuir los dolores. Este tratamiento se puede complementar con masajes y estiramientos. Para evitar errores de bulto, es recomendable confiar en las manos de un fisioterapeuta. Un profesional que conseguirá paliar las dolencias provocadas por la cervicalgia de una forma poco agresiva y saludable.

Prevención

La prevención de la cervicalgia es algo complicada, debido sobre todo, a la variedad de causas que presenta. El aspecto positivo es que los diagnósticos están ampliamente estudiados, y la información que tienen los pacientes es extensa. Por ejemplo, el personal que trabaja en una oficina está muy expuesto a la cervicalgia. Por este motivo, mantener una correcta postura mientras permanece sentado en la silla de trabajo es fundamental. Además, es importante tener la pantalla del ordenador justo enfrente de los ojos, para evitar una postura antinatural que propicia el dolor cervical. Durante las horas de sueño también se puede evitar la cervicalgia ya que dormir de lado es una recomendación habitual por parte de los profesionales médicos. Una postura muy natural que protege el cuello de posiciones molestas. Aquellas personas que sufren habitualmente dolores cervicales pueden realizar diariamente ejercicios de estiramientos básicos.