Celiaquía

Garantía de calidad médica de Dr. med. Nonnenmacher (especialistas en medicina interna).
Usted está aquí: Sanopedia.esEnfermedades Celiaquía

La celiaquía es una enfermedad autoinmune caracterizada por la intolerancia al gluten presente en el trigo, la avena, la cebada y el centeno. La celiaquía provoca severos daños en el intestino. En la actualidad, las mujeres representan el segmento de la población más afectado por la celiaquía.

Contenido

Definición

La celiaquía es una condición autoinmune que provoca una importante lesión en la mucosa intestinal, alterando la capacidad de absorción del intestino delgado. De este modo, la celiaquía impide que los nutrientes presentes en los alimentos sean asimilados por el organismo.

Este fenómeno es causado por el gluten, una proteína contenida en ciertos cereales. Debido a su incidencia genética, los miembros de una misma familia son más propensos a padecer celiaquía.

Causas

La celiaquía es causada por una alteración genética que provoca una reacción autoinmune. El gluten ingerido ocasiona una respuesta orgánica del tipo antígeno – anticuerpo, similar a una manifestación alérgica.

Cuando el intestino delgado capta el gluten a través de sus células, el sistema inmune de la mucosa reacciona anulando la absorción de los componentes nutricionales que se encuentran en los alimentos.

Si bien los especialistas han determinado con certeza las causas de origen inmunológico en la aparición de la celiaquía, actualmente continúan los estudios científicos tendientes a comprobar si algún defecto enzimático del intestino podría ser también desencadenante de la celiaquía.

Síntomas y curso de la enfermedad

La celiaquía presenta algunos síntomas generales y otras manifestaciones más específicas que dependen del grupo etario del paciente. Más del 50 % de los afectados por celiaquía sufren diarrea, vómitos, inflamación de vientre y pérdida de peso.

En los niños, la celiaquía ocasiona cuadros de diarrea crónica, vómitos recurrentes, inflamación abdominal, pérdida significativa de peso e inapetencia. Además, se observa un retraso en el crecimiento, baja estatura y descalcificación e incluso en algunos casos irritabilidad e hiperactividad.

Entre los principales síntomas de los adolescentes que padecen celiaquía pueden mencionarse molestias abdominales, anemia ferropénica, retraso puberal y una talla llamativamente menor a la de los demás integrantes de la familia. La falta de ánimo y las cefaleas son también signos presentes en los adolescentes que sufren celiaquía.

La manifestación de la celiaquía en los adultos incluye la aparición de osteoporosis, artritis, fracturas y desnutrición. Los abortos espontáneos y la menopausia precoz se cuentan también entre los síntomas frecuentes de los adultos. El tratamiento basado en una dieta libre de gluten asegura una excelente evolución de la celiaquía.

Diagnóstico

La celiaquía se diagnostica mediante diversos métodos. La observación endoscópica de la mucosa intestinal es de gran valor en la detección de esta condición. Además, el médico realiza análisis de sangre para determinar la cantidad de anticuerpos presentes, como así también la posible existencia de anemia que, combinada con otros síntomas, puede ser un indicador válido de celiaquía.

El examen clínico exhaustivo y un cuestionario tendiente a descubrir la aparición de las manifestaciones más características de la celiaquía son de gran importancia en el diagnóstico. Diversas pruebas destinadas a medir la capacidad de absorción intestinal y sus posibles alteraciones aportan las evidencias suficientes para determinar una diagnosis fiable de la celiaquía.

Tratamiento

El gluten, una proteína constitutiva de los cereales como la harina de trigo, avena, centeno y cebada, debe ser estrictamente evitado, ya que es el causante de todas las complicaciones generadas por esta enfermedad. De esta manera, para tratar la celiaquía es fundamental un tratamiento basado en eliminar permanentemente de la dieta todos aquellos alimentos que contienen gluten. Estos cuidados deben mantenerse durante toda la vida, asegurando de este modo la curación de la mucosa intestinal dañada y una correcta nutrición.

También es fundamental revisar minuciosamente que no se halle presente en la composición de panes, productos de pastelería, pastas y cervezas, ni en salsas, alimentos enlatados o sopas. La abreviatura SIN TACC o GF (Gluten Free), son unas leyendas presentes en la descripción de los productos aptos para celíacos ya que significa que esos artículos no contienen harina de trigo, avena, centeno ni cebada.

Es muy recomendable incorporar a la dieta alimentos tales como carnes, pescados, huevos, frutas y verduras, así como también cereales sin gluten. El arroz y el maíz pueden ser consumidos sin riesgo. Es necesario tener en cuenta que cualquier transgresión puede provocar rápidamente la aparición de nuevas manifestaciones, como así también ocasionar consecuencias futuras más graves relacionadas con la celiaquía.

Prevención

La celiaquía no puede ser prevenida, aunque tener un pariente afectado por la enfermedad es una razón importante para ser diagnosticado precozmente, ayudando así a evitar daños a largo plazo. La lactancia materna en los bebés y la no inclusión de gluten hasta el quinto mes de vida son medidas de prevención que protegen a los niños de un desarrollo riesgoso de la celiaquía.