Cansancio (agotamiento, fatiga, languidez y apatía)

Garantía de calidad médica de Dr. med. Nonnenmacher (especialistas en medicina interna).
Usted está aquí: Sanopedia.esSíntomas Cansancio (agotamiento, fatiga, languidez y apatía)

El cansancio (también llamado agotamiento, fatiga, languidez y apatía) es una sensación subjetiva que es distinta a la debilidad y posee un inicio gradual.

Contenido

Causas

A diferencia de la debilidad, el cansancio puede ser aliviado con períodos de descanso. El cansancio puede tener causas físicas o mentales. La fatiga física es la incapacidad transitoria de un músculo para mantener un rendimiento físico óptimo y se hace más grave con el ejercicio físico intenso. La fatiga mental es una disminución transitoria en el rendimiento cognitivo máximo resultante de períodos prolongados de actividad cognitiva. Se puede manifestar como somnolencia, letargo o fatiga dirigida a la atención.

Médicamente, el cansancio es un síntoma no específico, lo que significa que tiene muchas causas posibles. El cansancio se considera un síntoma, en lugar de una señal ya que es una sensación subjetiva comunicada por el paciente, en lugar de un único objetivo que puede ser observado por otros. El cansancio y la 'sensación de fatiga' a menudo se confunden.

Diagnóstico y curso de la enfermedad

El cansancio es un resultado normal del trabajo, el estrés mental, la sobreestimulación, la depresión, el aburrimiento, la enfermedad y la falta de sueño. También puede tener causas químicas, como el envenenamiento o deficiencias de minerales o vitaminas. La pérdida de sangre frecuentemente desemboca en cansancio, al igual que otras enfermedades que causan anemia.

El cansancio temporal es probable que sea un síntoma de enfermedad de menor importancia, como el resfriado común, siendo parte de la respuesta ante el comportamiento de la enfermedad que ocurre cuando el sistema inmunológico combate la infección, en cambio el cansancio prolongado es una fatiga persistente de al menos un mes de duración. La fatiga crónica es una percepción subjetiva del cansancio que dura al menos seis meses consecutivos y que puede ser persistente o recidivante. El cansancio crónico es síntoma de muchas enfermedades y condiciones. Algunas de las principales categorías de enfermedades que provocan cansancio son:

Un estudio concluyó que alrededor del 50 % de las personas que tienen fatiga reciben un diagnóstico que podría explicar el cansancio después de un año con esta condición. En aquellas personas que tienen un diagnóstico posible, el musculoesquelético ( 19,4 %) y los problemas psicológicos (16,5%) son los más comunes. Condiciones físicas sólo se encontraron en el 8,2%. Si una persona con fatiga decide consultar a un médico, el objetivo principal es identificar y descartar la existencia de enfermedades tratables . Esto se hace teniendo en cuenta el historial médico de la persona y evaluando otros síntomas que se puedan poseer. Debido a que la interrupción del sueño es una importante contribución al cansancio, en un diagnostico se considera la calidad del sueño, el estado emocional de la persona, el patrón del sueño y el nivel de estrés. La cantidad de sueño, las horas que le sean reservadas y el número de veces que una persona se despierta durante la noche son importantes.

La depresión y otros trastornos psicológicos pueden producir cansancio, por lo que las personas con estos síntomas son examinados rutinariamente junto al consumo de drogas , la mala alimentación y la falta de ejercicio físico. Pruebas médicas básicas se pueden realizar para descartar causas comunes de la fatiga. Estas incluyen análisis de sangre para verificar si hay infección o anemia , un análisis de orina para buscar signos de enfermedad hepática o diabetes mellitus y otros exámenes para verificar la función renal y hepática, como un panel metabólico completo.

Tratamiento

Según sea la causa del cansancio, el especialista recomendará el tratamiento pertinente. Si el cansancio y la fatiga son agudos, generalmente se recomienda descansar y evitar el estrés además del ejercicio físico intenso. Lo ideal es descansar para recuperar fuerzas. Para evitar que la fatiga se convierta en un síntoma diario es recomendable llevar un modo de vida lo más saludable posible así como dormir correctamente, realizar ejercicio físico con regularidad y preocuparse por llevar una dieta equilibrada.

Si la causa del cansancio son enfermedades o infecciones, el tratamiento se basa en solventar la patología global. Por esta razón, si hay infección aparte de los procesos anteriores también es necesario el uso de antibióticos. En caso de enfermedad metabólica y hormonal se requiere un tratamiento individualizado, por ejemplo mediante medicamentos antiarrítmicos. Si el cansancio tiene relación con una ineficiente alimentación puede ser útil pedir consejo a un nutricionista. Si la causa del cansancio son problemas psíquicos como el estrés una cita con un terapeuta además de utilizar técnicas de relajación pueden ser muy productivas.

Prevención

El cansancio leve a menudo se puede prevenir mediante cambios en los hábitos del estilo de vida como por ejemplo: Hacer ejercicio con regularidad. Tener una dieta equilibrada sin saltarse comidas, especialmente el desayuno. Dormir lo suficiente. Lidiar con los problemas emocionales en lugar de ignorarlos o negarlos. Tomar medidas para controlar el estrés.