Cansancio

Garantía de calidad médica de Dr. med. Nonnenmacher (especialistas en medicina interna).
Usted está aquí: Sanopedia.esSíntomas Cansancio

El cansancio, también referido como fatiga, agotamiento, letargo y apatía, describe un estado físico y/o mental por el que el sujeto se siente débil, sin fuerzas ni energía.

Contenido

Definición

Cuando alguien experimenta fatiga física, significa que no puede funcionar a sus niveles normales de capacidad o actividad física. La fatiga mental, en cambio, provoca una sensación de sueño o no poder concentrarse adecuadamente. Aunque el cansancio físico y mental son diferentes, los dos a menudo suelen producirse juntos.

Normalmente el cansancio excesivo y continuado es síntoma de una enfermedad subyacente y puede ir acompañado de otros síntomas asociados a la patología concreta que, en cada caso, lo produzca.

Causas

El cansancio o la fatiga crónica, pueden deberse a una multitud de causas y enfermedades que resulta imposible concretar. A continuación señalamos algunas de las más habituales:

Diagnóstico y curso de la enfermedad

El diagnóstico del cansancio requiere la presencia de un "agotamiento neuro-inmune tras el esfuerzo. " Esto significa que el paciente tiene un cansancio inexplicable y debilitante tras actividades simples, y que necesita un día o más para recuperar la energía. Este cansancio o fatiga va acompañado de, al menos, uno de los siguientes síntomas:

Para detectar los síntomas el médico realizará análisis de orina, radiografías, análisis de sangre, para descartar cualquier causa física, como una infección, problemas hormonales, anemia, problemas de hígado o problemas renales. Igualmente, se procederá a efectuar un estudio del sueño, para descartar que la causa del cansancio sea un trastorno del sueño y el facultativo realizará un estudio de la historia clínica del paciente, de sus antecedentes médicos y de los patrones en que se produce el cansancio( momento del día en que es más pronunciado, en qué condiciones empeoran o se agravan los síntomas, etc.)

Tratamiento

Aunque por el momento no existe un tratamiento definitivo contra el cansancio severo, es importante apoyar al paciente y tranquilizarlo, explicándole que su situación debería mejorar con el tiempo. Es difícil predecir cuándo y en qué medida una persona afectada por el cansancio o la fatiga crónica va a mejorar, ya que esto varía mucho de una persona a otra, y del origen de su cansancio.

El médico propondrá el tratamiento para eliminar los síntomas específicos de cada caso, entre ellos:

  • Intervenciones médicas y medicamentos
  • Tratamientos no convencionales
  • Psicoterapia (terapia cognitivo conductual
  • Modificación de los hábitos de su estilo de vida.

Los medicamentos se usan para tratar algunos de los síntomas. Para la depresión, pueden utilizarse los antidepresivos(inhibidores selectivos de la recaptación de la serotonina, incluyendo la paroxetina o sertralina, amitriptilina y la imipramina) . Contra la ansiedad, se pueden utilizar ansiolíticos tales como lorazepam. Pastillas tales como zopiclona durmiente, se puede utilizar para tratar ciertos trastornos del sueño. Los fármacos antiinflamatorios no esteroides se utilizan contra los dolores de cabeza, fiebre y dolor en general.

El cansancio severo o la fatiga crónica a veces puede resolverse espontáneamente. Los medicamentos deben recetarse por períodos cortos de tiempo, y luego comprobar la evolución del paciente antes de continuar la medicación.

Algunas personas están experimentando con tratamientos alternativos como el yoga, masajes, acupuntura, hierbas y suplementos dietéticos. El valor de estas medicinas alternativas es incierto. Con pocas excepciones, su eficacia no se ha establecido para el tratamiento de los pacientes que sufren cansancio. Además, las hierbas y suplementos pueden interactuar con los medicamentos o causar efectos secundarios no deseados, por lo que antes de optar por los remedios alternativos, es importante preguntar al médico qué productos son seguros y apropiados en cada caso concreto.

La psicoterapia es otro método que puede ser útil para las personas que padecen cansancio, para ayudar a superar los síntomas de este trastorno. La terapia cognitiva conductual puede ayudar a aliviar el sufrimiento del paciente y los efectos que el cansancio tiene sobre su vida personal y profesional.

Un cambio en el estilo de vida también puede ser recomendable. La falta de ejercicio puede agravar la debilidad física. Un programa gradual de ejercicios puede ayudar a restaurar algo de la energía y la resistencia.

También es importante aprender a manejar su nivel de energía, ya que un esfuerzo excesivo durante periodos de buena salud puede promover la recurrencia de los síntomas del cansancio. Aprender a lidiar con el estrés físico y psicológico, también ayuda a prevenir los síntomas del cansancio.

Prevención

El cansancio es un síntoma puede ocurrir como resultado de muchas causas y, por tanto, resulta muy difícil prevenir que nos afecte. Sin embargo lo que sí es decisivo es el reconocimiento temprano de que padecemos cansancio severo, ya que ello nos permitirá buscar atención médica y tener un diagnóstico precoz de la causa subyacente que motiva la fatiga.

A veces, los síntomas como la fatiga surgen gradualmente y es difícil para la persona a darse cuenta de que hay un problema, siendo más fácil que nuestros familiares y amigos perciban que tenemos una disminución gradual en nuestro rendimiento corporal.

Es importante, también, que adoptemos hábitos de vida saludables, entre los que destacan para prevenir el cansancio los siguientes:

  • Practicar actividad física de forma regular, aunque solo sea caminar
  • Ventilar la casa y evitar ambientes insanos o llenos de humo
  • Realizar una siesta corta
  • No saltarse ninguna comida y no cenar demasiado tarde ni de forma abundante y reposar la cena antes de acostarnos
  • Se recomienda comer chocolate, ya que es rico en magnesio, así como frutos secos y uva que son una buena fuente de energía.