Cólera

Garantía de calidad médica de Dr. med. Nonnenmacher (especialistas en medicina interna).
Usted está aquí: Sanopedia.esEnfermedades Cólera

El cólera es una enfermedad infecciosa provocada por la bacteria Vibrio cholerae y se presenta de manera aguda con diarrea y vómitos, pudiendo ocasionar la muerte si el enfermo no recibe los cuidados médicos necesarios. La ingesta de agua o de alimentos contaminados con materia fecal puede causar el cólera.

Contenido

Definición

El cólera es una enfermedad intestinal aguda e infecciosa causada por la bacteria Vibrio cholerae. Se caracteriza por la aparición brusca de diarrea intensa, náuseas y vómitos esporádicos. La gran pérdida de líquidos provocada por el cólera genera calambres musculares y alteraciones metabólicas.

El cólera se desarrolla especialmente en África, Asia y ciertos países de América Central y América del Sur. Residir en estas zonas o viajar por ellas constituyen factores de riesgo para contraer el cólera.

Causas

El cólera es provocado por las bacterias existentes en alimentos y, especialmente, aguas contaminadas con residuos fecales. Estos microorganismos, que viven en asociación con algas y moluscos, tienen una supervivencia de entre 5 a 10 días fuera del agua, dependiendo de las condiciones de temperatura, ya que son muy resistentes al frío y al calor.

El contagio del cólera es muy infrecuente entre personas, aunque el hombre es el único portador de la bacteria y puede expulsarla a través de sus heces.

Debido a que el ácido clorhídrico estomacal es capaz de aniquilar el germen transmisor es necesario ingerir una importante cantidad de alimento contaminado para contraer el cólera. En las zonas donde la enfermedad se desarrolla, los niños son los más afectados, siendo el verano la estación con mayor incidencia de cólera.

Síntomas y curso de la enfermedad

El cólera se manifiesta con la aparición abrupta de diarreas muy abundantes, náuseas y vómitos. Raramente el cólera puede ocasionar fiebre. La deshidratación, la somnolencia y la aceleración del pulso son también signos típicos de cólera. La enfermedad produce molestias abdominales, sequedad de las mucosas y sed en exceso. La pérdida de líquido provocada por el cólera puede variar de leve a muy significativa.

En este último caso, la aparición de calambres antecede a un probable colapso circulatorio e insuficiencia renal. Cuando la deshidratación es severa y no resulta atendida a tiempo puede llegar a provocar la muerte. Aproximadamente en un 80 % de los casos de cólera el curso de la enfermedad es leve y con buen pronóstico si se realizan los tratamientos adecuados. Cuando los síntomas son ignorados y la falta de líquidos en el organismo provoca daños irreversibles, se presentan los casos mortales de cólera.

Diagnóstico

El cólera se detecta a través del análisis de las muestras de las heces o del vómito del paciente. La bacteria causante de cólera es fácilmente distinguible por medio de la observación microscópica debido a su apariencia en forma de coma y a su movimiento continuo. Este examen se denomina coprocultivo. Otro de los métodos diagnósticos es el hemocultivo, destinado a verificar la existencia de bacterias en una muestra de sangre.

La tinción de Gram es una prueba que logra identificar la presencia de bacterias mediante el uso de diferentes tintes. El estudio de la historia clínica del paciente, así como un detallado cuestionario tendiente a distinguir la existencia de los síntomas característicos son recursos complementarios de gran valor en el diagnóstico del cólera.

Tratamiento

El tratamiento del cólera se orienta básicamente a reponer la pérdida de líquido, electrolitos y glucosa, componentes orgánicos malogrados por la diarrea y los vómitos. Esta reposición se puede suministrar por vía oral o intravenosa, dependiendo del estado de salud del enfermo de cólera.

Existe una solución bucal, desarrollada por la OMS, compuesta por glucosa, bicarbonato de sodio, cloruro de sodio y cloruro de potasio que brinda una respuesta rápida y efectiva en aquellas zonas donde no existen demasiados recursos sanitarios disponibles.

Cuando la deshidratación es severa, la administración de estos elementos solo puede ser introducida por vena y de manera inmediata, ya que de ello depende la esperanza de vida. En los casos graves, el suministro de antibióticos es una importante herramienta auxiliar destinada a eliminar las bacterias que producen el cólera.

Prevención

El cólera puede ser prevenido adoptando algunas medidas básicas de higiene. Se trata, principalmente, de evitar la utilización de agua que no sea potable en zonas de riesgo de cólera, incluso para el lavado de los dientes o la limpieza de frutas y verduras. Es preferible, además, tomar estos alimentos cocidos antes que crudos e ingerirlos estando todavía calientes. El aseo minucioso de las manos, así como también de cubiertos y utensilios de cocina es muy importante. Existe, además, una vacuna que garantiza un 90 % de protección frente al peligro del cólera.