Burnout (síndrome)

Garantía de calidad médica de Dr. med. Nonnenmacher (especialistas en medicina interna).
Usted está aquí: Sanopedia.esEnfermedades Burnout (síndrome)

En el entorno laboral el síndrome de burnout se presenta en forma de fatiga crónica y cambios de humor. El estrés y los problemas en el trabajo producen síndrome de burnout.

Contenido

Definición

Junto al estrés y la adicción al trabajo, el síndrome de burnout, también conocido como síndrome de agotamiento laboral, es uno de los problemas que hoy se pueden padecer en el mundo laboral. La alta exigencia y la constante exposición al estrés, tanto a nivel emocional como interpersonal, en el entorno laboral acaba dando lugar, en forma de fatiga crónica, a la aparición del síndrome de burnout.

Causas

La principal causa del síndrome de burnout se encuentra en las presiones a las que los trabajadores están sometidos en sus relaciones con los clientes. Por lo que son mucho más propensos a sufrir síndrome de burnout aquellos que trabajan en público.

El síndrome de burnout también se desarolla por extrema exigencia en el puesto de trabajo, en forma de objetivos imposibles como en jornadas largas. Cuando esto se convierte en hábito, aparece el síndrome de burnout. El motivo porque aparece es la falta de seguridad y estabilidad laboral.

Trabajar en un ambiente negativo, en el que falta comunicación con superiores y compañeros o en el que existe confusión sobre los objetivos del trabajo es también causa del síndrome de burnout.

Síntomas y curso de la enfermedad

Hay una serie de síntomas que describen el síndrome de burnout. El primer síntoma es el estrés, ya que se produce una descompensación entre las exigencias al trabajador y sus recursos. El siguiente síntoma es el agotamiento, en el que aumenta su tensión y ansiedad además de aparecer la fatiga.

Y por último un síntoma psicológico que deriva en un cambio en la conducta, manifestado en forma de distanciamiento, cinismo e irritabilidad. El síndrome de burnout lleva al desgaste, tanto físico como emocionalmente, del trabajador, pudiendo llegar a quemar por completo a aquellos que lo sufren. El síndrome de burnout puede incluso derivar, en los casos más extremos, en la depression y adicciones.

Diagnóstico

Como trastorno psicológico con síntomas reconocibles, es posible realizar un diagnóstico del síndrome de burnout, e incluso se puede llegar a diferenciar varios grados dentro del mismo. Además de los síntomas más evidentes una de las formas más sencillas de identificar el burnout es prestar atención a la forma en que un trabajador responde a una situación estresante. Si su forma de afrontarlo no es de forma activa, sino que por el contrario su actitud es negativa y evasiva y produce una situación más estresante, estaríamos ante un caso de síndrome de burnout.

Tratamiento

El agotamiento asociado al síndrome de burnout no se puede curar simplemente con unos días de trabajo ya que va más allá de lo físico, siendo un problema también de tipo psicológico y social.

Al existir distintos niveles el paciente debe recibir un tratamiento que se adapte al grado del síndrome de burnout que sufra. En el plano físico se puede conseguir la relajación por medio de ejercicios suaves, pero también se pueden realizar ejercicios más exigentes que permitan liberar el estrés.

En el plano psicológico la meditación, el yoga y terapias que fomenten el pensamiento positivo sirven para superar el síndrome de burnout. Si se sufre en un grado alto con molestias y síntomas muy marcados es incluso necesario medicarse con medicamentos para la depresión que ayudarán conseguir un alivio inmediato del síndrome de burnout.

Es por ello que el principal objetivo del tratamiento del síndrome de burnout es romper el ciclo de la rutina que acabó generando dicho problema. Esto busca un cambio en las actitudes laborales y sociales del afectado, para modificar así su actitud ante el estrés y las causas del síndrome de burnout.

Prevención

La primera medida para prevenir el síndrome de burnout está en una actitud positiva del individuo ante el estrés. Administradores, psicólogos laborales, recursos humanos y prevención de riesgos, deben atender a las causas. Para evitar el síndrome de burnout se debe crear un ambiente nada monótono y promover las relaciones interpersonales. Toda medida debe tener como fin mejorar la relación entre el personal, reducir el cansancio emocional y acabar con la despersonalización del trabajador que deriva en el síndrome de burnout.