Autismo

Garantía de calidad médica de Dr. med. Nonnenmacher (especialistas en medicina interna).
Usted está aquí: Sanopedia.esEnfermedades Autismo

De acuerdo con la Clasificación Internacional de Enfermedades, el autismo es un trastorno generalizado del desarrollo que afecta a la función cerebral. Actualmente ya no se considera una enfermedad psiquiátrica ni un trastorno psicológico.

Se utilizan diferentes terminologías para referirse a esta patología: Autismo, Trastorno Autista, Espectro Autista, TGD (trastorno generalizado del desarrollo), TEA (Trastorno del Espectro Autista) y TEA (Trastornos del Espectro Autista).

Contenido

Definición

El autismo es un trastorno grave que se desarrolla en los primeros años de la infancia, normalmente con anterioridad a que el niño cumpla los 3 años de edad. Se caracteriza por el aislamiento del niño y la alteración en su lenguaje, pero sobretodo los elementos esenciales del autismo son: el trastorno de la comunicación, la interrupción de las relaciones sociales y los trastornos del comportamiento.

El autismo es un trastorno del desarrollo de origen neurobiológico cuya severidad y síntomas pueden variar de un niño a otro. Otros trastornos del espectro autista incluyen el síndrome de Asperger, X frágil, el síndrome de Landau- Kleffner, Síndrome de Rett, trastorno desintegrativo infantil y PDD -NOS (trastorno generalizado del desarrollo no especificado).

Síntomas y curso de la enfermedad

Un niño con autismo es muy sensible y puede turbarse, a veces incluso de forma dolorosa, por sonidos, olores, o lugares que parecen normales a los demás.

Los niños que son autistas repiten movimientos corporales, tales como mecerse o mover la mano y pueden tener respuestas inusuales a las personas, y apego a los objetos. Los autistas son resistentes al cambio en sus rutinas y tienen comportamientos agresivos o comportamientos autodestructivos]]. A veces pueden parecer no darse cuenta de las personas, objetos o actividades que hay a su alrededor. Algunos niños con autismo también pueden desarrollar convulsiones. Y en algunos casos, esos ataques pueden no ocurrir hasta la adolescencia.

En contraste con el deterioro cognitivo más típico, que se caracteriza relativamente parejo a la dificultad en el desarrollo de habilidades, las personas con autismo muestran el desarrollo de habilidades desiguales]] y pueden tener problemas en ciertas áreas, especialmente en la capacidad de comunicarse y relacionarse con los demás. Los autistas pueden haber desarrollado inusualmente habilidades en otras áreas, tales como el dibujo, la música, la resolución de problemas de matemáticas o la memorización de fechas y datos. Por esta razón, pueden obtener una calificación más alta que la media de la población en pruebas de inteligencia no verbal.

Diagnóstico

El autismo típicamente aparece durante los tres primeros años de vida. Algunos niños muestran los signos típicos desde su nacimiento, otros parecen desarrollarlo normalmente en un primer momento, sólo para caer de repente en los síntomas cuando alcanzan entre 18 y 36 meses de edad. El autismo es cuatro veces más común en niños que en niñas y no conoce fronteras raciales, étnicas o sociales. Los ingresos familiares, el estilo de vida o los niveles educativos no afectan la probabilidad de padecer esta enfermedad. Actualmente parece que el autismo está aumentando, sin embargo, no está del todo claro si el aumento se relaciona con los cambios en la forma en que se diagnostica o si es un verdadero aumento en la incidencia de la enfermedad.

Tratamiento

Los trastornos del Espectro Autista no se pueden curar. Para muchos niños, los síntomas mejoran con el tratamiento y la edad. Al crecer, algunos niños con autismo eventualmente pueden llegar a tener una vida normal o casi normal. Las terapias e intervenciones conductuales pueden dirigirse a los síntomas específicos en cada caso y lograr mejoras significativas.

Los tratamientos pueden dividirse en intervenciones no médicas, que incluyen enfoques educativos y de comportamiento, así como sensoriales, de comunicación e intervenciones y tratamientos biomédicos con modificaciones en la dieta, aporte de vitaminas y minerales, tratamientos intestinales y del sistema inmunológico.

La búsqueda de un tratamiento adecuado debe estar orientada al conocimiento de que todos los métodos de tratamiento no son iguales, lo que funciona para uno no funciona para otro. La base para la elección de un plan de tratamiento debe provenir de una minuciosa evaluación de las fortalezas y debilidades observadas en cada niño concreto.

Prevención

Aunque la causa del autismo no se conoce, muchos investigadores creen que la genética es responsable de 90% del riesgo de desarrollar el autismo en un niño. Los casos raros pueden ser debidos a la exposición a componentes químicos y otros agentes que pueden causar defectos de nacimiento. Para reducir el riesgo de tener un hijo con un trastorno autista, hay que seguir estas pautas:

  • No tome medicamentos durante el embarazo a menos que su médico se los recete.
  • No tome bebidas alcohólicas de ningún tipo durante el embarazo.
  • Si usted ha sido diagnosticado con PKU o enfermedad celíaca, debe recibir tratamiento.
  • Vacunarse contra la rubéola antes del embarazo puede prevenir el autismo asociado a la misma.