Astigmatismo

Garantía de calidad médica de Dr. med. Nonnenmacher (especialistas en medicina interna).
Usted está aquí: Sanopedia.esEnfermedades Astigmatismo

El astigmatismo es una malformación de la curvatura de la cornea que provoca a quien la padece una percepción borrosa y desenfocada de las imágenes. Este tipo de alteración es muy común y normalmente tiene un origen congénito. El defecto visual que produce el astigmatismo se corrige fácilmente con gafas o lentes de contactos, aunque actualmente este problema se puede subsanar totalmente a través de la cirugía.

Contenido

Definición

El astigmatismo es una alteración de la curvatura de la cornea que produce un error de refracción e impide el enfoque correcto de los objetos dando lugar a una percepción borrosa y distorsionada de las imágenes. La cornea es una fina capa de forma esférica que rodea la zona frontal del globo ocular y tiene como función proteger el iris y el cristalino.

Cuando su forma en lugar de ser redonda se achata por los extremos adquiere una curvatura anormal (elíptica u ovalada), de manera que cuando la luz incide sobre ella, se producen distintos radios de curvaturas que hacen que los rayos de luz no sean refractados correctamente y como consecuencia las imágenes aparecen distorsionadas, afectando a la visión de cerca y de lejos.

Causas

El astigmatismo no es una enfermedad, es una afección muy común de la que se desconoce su origen. Suele ser una irregularidad congenital (aparece desde el nacimiento), está determinada genéticamente y normalmente aparece asociada a otros problemas oculares como la hipermetropía y la myopia. El astigmatismo también puede producirse como consecuencia de cualquier tipo de alteración que modifique la constitución normal de la cornea: traumatismos, operaciones de cataratas, trasplantes de corneas, enfermedades…

Síntomas y curso de la enfermedad

Los síntomas que producen esta alteración de la cornea pueden variar en función a la edad y del tipo de astigmatismo (simple o regular) pudiendo ocurrir que si la irregularidad en la cornea es muy reducida no afecte de manera alguna a la visión. Los síntomas más frecuentes del astigmatismo son:

  • Visión borrosa donde no se perciben con nitidez los detalles y las figuras aparecen distorsionadas.
  • Dolor de cabeza, ocular o mareos al producirse un esfuerzo en los músculos del ojo para intentar corregir el defecto. Estos síntomas suelen producirse cuando el astigmatismo va asociado con hipermetropía.

Diagnóstico

El diagnóstico del astigmatismo no requiere exámenes especiales, tan solo es necesario realizar un examen oftalmológico estándar que incluya una prueba de refracción. Esta prueba se usa para conocer la capacidad de concentrar en un punto de la retina los rayos de luz, a través de ella se determinará que se padece una anomalía de la cornea si los rayos de luz no convergen en un mismo punto sino que forman dos imágenes llamadas líneas focales. En el caso de niños o personas que no pueden responder a esta prueba, el oftalmólogo mide la refracción a través de una prueba llamada oftalmoscopia en la que se utiliza luz reflejada.

El oftalmólogo también evaluará la agudeza visual del paciente mediante una tabla ocular estándar para el posible diagnóstico de hipermetropía o miopía que normalmente va asociado al astigmatismo.

Tratamiento

El astigmatismo no se cura pero se puede corregir la visión defectuosa con el uso de gafas y lentes de contacto. También puede que no sea necesario el uso de ningún tipo de corrección si la anomalía de la cornea es muy leve. Actualmente existe la posibilidad de someterse a diferentes tipos de cirugía refractaria que según el grado de astigmatismo se haya diagnosticado pueden ser:

  • Laser: Este tipo de cirugía ofrece muy buenos resultados y muy pocos riesgos o complicaciones, se realiza con anestesia local, tiene una duración de pocos minutos y consiste en modificar la curvatura de la cornea usando una técnica denominada LASIK. Se usa para corregir astigmatismos medios.
  • Técnica incisional: Esta indicada para corregir astigmatismos altos, consiste en realizar una serie de incisiones en la superficie de la cornea.
  • Lentes intraoculares tóricas: Esta cirugía también se utiliza para corregir astigmatismos altos y consiste en implantar una lente entre la cornea y el cristalino o bien en sustituir el cristalino por una lente.

En el caso de optar por una cirugía ocular para la corrección del astigmatismo, siempre debe ser el oftalmólogo quien determine la técnica más adecuada en función al grado de malformación que se padezca.

Prevención

El astigmatismo no se puede prevenir pero es conveniente solicitar una cita con el oftalmólogo si se padece algunos de los síntomas mencionados anteriormente. En el caso de los niños, es posible que no perciban como tal su defecto visual por lo que es importante realizar periódicamente una revisión oftalmológica para poder evaluar correctamente su agudeza visual.